Ramas de la filosofía

Actualizado: mar 17

Analizamos las ramas que componen la filosofía y su desarrollo en orden cronológico


La filosofía es una disciplina antiquísima, nacida en el siglo VI antes de nuestra era en la Grecia arcaica. A lo largo de su extenso periplo por la historia de occidente -impulsada por los acontecimientos históricos y las personalidades y creencias de sus protagonistas-, la filosofía ha desarrollado una gran cantidad de ramas que sólo comprenderemos si las estudiamos evolutivamente, desde un punto de vista cronológico.


FÍSICA


La primera y más temprana rama que brotó -casi de la nada- para formar la base misma del pensamiento que denominamos específicamente filosófico fue la física.



Los primeros filósofos -comerciantes marítimos aventureros, habitantes de las fronteras, personajes que vivieron a medio camino entre Grecia y oriente- comenzaron a pensar, precisamente, en la naturaleza.


El primer movimiento de la filosofía, su primera respiración y su llegada al mundo consistió en lo que hoy llamamos filosofía de la naturaleza o física.


Pero... ¿qué estudia la filosofía de la naturaleza?


Esta rama de la filosofía -que hoy en día sigue muy viva debatiendo acerca de las nuevas concepciones de la realidad derivadas de las físicas contemporáneas-, se centra precisamente en intentar desvelar la estructura material del cosmos.


Es decir, el objetivo principal de la filosofía de la naturaleza es la de entender los procesos físicos que animan los fenómenos naturales.


El primer campo de estudio de esta rama de la filosofía fue, a su vez, el estudio de la materia.


¿De qué está hecho el mundo?

¿Cuál es su base material?


Esta fue la primera y más originaria pregunta que se hicieron los físicos milenios.


A ella contestaron de diversas maneras. Tales de Mileto -el primero de los filósofos- sostuvo que la materia prima, el arché o principio constitutivo de la naturaleza era el agua. Seguramente Tales tomó esta idea de las cosmogonías orientales, como la mesopotámica o la egipcia, en las que se vincula directamente el origen de la creación con el agua.


La segunda pregunta que se hicieron los presocráticos se refirió al movimiento. Una de las cosas que íntimamente caracteriza a todo lo natural, a todo lo que es físico es que está irremediablemente sometido a un dinamismo continuo.


En la naturaleza todo cambia, todo se degrada, todo se transforma. No hay quietud en ella pero...


¿Qué es el movimiento?


La dinámica y la cinemática pasaron a convertirse en el segundo campo de estudio de la filosofía de la naturaleza. Pero los físicos milesios no se quedaron ahí sino que, en tercer lugar, se preguntaron por el orden y la regularidad del mundo natural.


¿Por qué los mismos fenómenos se repiten siempre de la misma forma? ¿Por qué sale el sol siempre de la misma manera y por el mismo punto a lo largo del año? ¿Por qué hace siempre frío en invierno? ¿Acaso la naturaleza obedece a unas leyes inamovibles?


La pregunta por las leyes, por el orden regular que estructura el mundo natural fue la tercera cuestión en la que se desarrolló la física, la primera gran rama de la filosofía.

Antes de continuar con nuestro estudio de las ramas de la filosofía, si estás interesado en el nacimiento de la filosofía y su desarrolloa través del tiempo te recomendamos estos excelentes cursos online que abordan, desde un punto de vista académico riguroso a la vez que ameno, de forma completa esta fase del pensamiento griego.


¡Dos verdaderas joyas que no debes perderte!

Además, en su canal de Youtube podrás ver en abierto numerosas sesiones de los cursos como las siguientes dedicadas al nacimiento de la filosofía:



ANTROPOLOGÍA




Los presocráticos reciben su nombre precisamente por haber vivido antes del pensador que dividió en dos la recién nacida historia de la filosofía.


Sócrates -perteneciente ya a la tríada gloriosa del periodo clásico ateniense de la filosofía que completan Platón y Aristóteles- dio la espalda al estudio físico de la naturaleza protagonizando el denominado "giro antropológico".



"El giro antropológico"

-

¿En qué consistió este giro?


Descontento y decepcionado por la incapacidad de los físicos de encontrar respuestas definitivas acerca del modo en el que funciona la naturaleza -en esta tarea seguimos embarcados e igualmente embarrados hoy en día- Sócrates determinó que la filosofía debía dejar de preocuparse por lo otro, y empezar a estudiar lo uno.



Es decir, la filosofía de la mano de Sócrates abandona como principal diana de sus estudios los objetos para centrarse en los sujetos. Comienza la era de la subjetividad y con ella la consideración del ser humano -del athropos- como el principal foco de estudio de la reflexión filosófica.


¿Qué es el ser humano?


¿Cuál es su naturaleza propia? ¿En qué se diferencia del resto de criaturas vivas?

La razón, el entendimiento o la facultad de inteligir será para Sócrates el rasgo que distinguirá al ser humano.


No obstante, el hecho de estar dotados de razón no quiere decir que de forma innata y espontánea el ser humano la use bien. De ella depende nuestra toma de decisiones pero, en muchos casos una mala razón nos lleva por un mal camino y el mal camino conduce siempre a la infelicidad.




ÉTICA



Y es precisamente acerca de la felicidad de lo que trata la tercera rama de la filosofía. Concretamente, la ética estudia el modo en el que el ser humano como individuo -en solitario- puede alcanzar su felicidad personal.



Tal como decían los griegos la ética busca alcanzar la buena vida o, mejor dicho, una vida digna de ser vivida.


¿Es que acaso no merece la pena ser vivida cualquier tipo de vida? Los griegos -creadores de esta disciplina- pensaban que gran parte del dolor y el sufrimiento de la existencia humana viene provocado por la mala toma de decisiones que nosotros mismos llevamos a cabo.


Ellos reconocían la existencia del mal externo o el mal físico como es el caso de la enfermedad y de las desgracias sobrevenidas, pero consideraban que la mayor fuente de tristeza somos nosotros mismos al no saber gobernarnos y guiarnos adecuadamente.


Es decir, hay vidas que pueden acabar completamente oscurecidas y desgraciadas porque sus protagonistas han descuidado la extrema importancia que tiene la razón práctica.


¿Qué es la razón práctica? Se trata de esa parte de nuestra inteligencia que no se centra en el conocimiento de datos o información teórica, sino que se pone en marcha a la hora de decidir lo mejor para nosotros mismos en cada caso particular. En la vida activa. De esas decisiones depende nuestra vida y la posibilidad misma de alcanzar en ella la felicidad.


"El bien y el mal"


Los dos conceptos fundamentales usados por la ética son bien y mal. Estos dos términos contienen toda la esencia de esta disciplina que es, sin duda, una de las mas longevas e importantes de la filosofía.


Pero... ¿qué es el bien? y ¿qué es el mal? A esta pregunta han intentado contestar a lo largo de la historia algunas de las mentes más brillantes que ha dado la humanidad.


¿Existe el mal y las malas acciones o se trata simplemente de tradiciones y tabúes culturales? ¿Se puede hablar de un bien o un mal en sentido universal aplicable a toda época y cultura?


Si estás interesado en estas capitales cuestiones te recomendamos este curso online de filosofía que te va a asombrar.


En él se explora precisamente el origen del mal y el camino ético hacia la felicidad en los tres autores principales que, en la historia de la filosofía, han estudiado esta cuestión:


Aristóteles en la Ética a Nicómaco, Immanuel Kant en la Fundamentación de la metafísica de las costumbres y la Crítica de la razón práctica y John Stuart Mill en El utilitarismo.








POLÍTICA


Si bien la búsqueda de la felicidad individual es capital, la filosofía nos muestra que el ser humano no es una criatura solitaria sino que- por naturaleza- es un animal social.


Pero si ello es así su felicidad no sólo depende de la toma de decisiones privadas sino del camino y decisiones tomadas por la sociedad en la que vive.

Nuestra felicidad depende, por tanto, también del ambiente político en el que podemos desarrollar nuestra vida. La polis en Grecia era la ciudad o lo que hoy entenderíamos como Estado.


No es lo mismo vivir en una dictadura militar, en un estado teocrático o en una democracia fundamentada en el reconocimiento de los derechos humanos.


Es por ello que la tercera rama de la filosofía que brotó en occidente fue la filosofía de la política, es decir, la reflexión profunda y racional sobre las diversas formas de gobierno y economía, así como su capacidad para proporcionar el bienestar de la población.


Hoy en día nuestra cultura ha perdido completamente la visión solemne que los griegos tenían de la política. Plagada de intereses e interesados, de personas sin formación y oportunistas, la política en nuestros días es más bien una forma de encontrar un empleo que la actividad casi sagrada de los griegos en la que el individuo asume la responsabilidad de dirigir el futuro y el destino de su comunidad.


El estudio de los diversos sistemas de gobierno y su análisis crítico fue llevado a cabo de forma magistral en primer lugar por Platón, autor imprescindible para entender el nacimiento de esta rama de la filosofía.



La República




La obra más importante de Platón en el ámbito de la política, una obra literalmente inmortal es la República, texto que obligatoriamente todo ser humano debe leer en la vida para comprender qué significa ser gobernado y gobernar. Una verdadera joya de la humanidad.


Si estás interesado en una lectura detenida de los textos políticos de Platón incluida, por su puesto la República, te recomendamos este completísimo curso online: