Pitágoras y la creación de la palabra filosofía

Actualizado: 2 dic 2020

Si bien filosofía ya había arrancado décadas antes en la ciudad Jonia de Mileto, no fue hasta Pitágoras que adoptó su nombre definitivo



Pitágoras no sólo fue un grandísimo filósofo y matemático con un inmenso influjo sobres desarrollo científico de Occidente, sino que la historia le ha otorgado el gran honor de haber dado nombre a nuestra disciplina. 

Antes de Pitágoras a lo que nosotros hoy llamamos filósofos milesios, los griegos les llamaban simplemente sofós, sabios, no se les distinguía por ningún nombre particular. 

En cambio, Pitágoras modificó profundamente el sentido de esta nueva actividad intelectual señalando que el filósofo no es que sabe sino "el que ama el saber", el que lo desea, el que lo busca. Así, la filosofía es amor por la sabiduría sin que ello implique su completa posesión. 


 

Antes de continuar con nuestro estudio de la filosofía de Pitágoras y su tratamiento de las matemáticas, si estás interesado en este apasionante periodo de la historia de la filosofía -la etapa presocrática- te recomendamos estos dos magníficos cursos online que abordan, desde un punto de vista académico riguroso, la totalidad de los autores que componen el periodo, desde Tales hasta los albores del periodo clásico con Demócrito.


¡Dos verdaderas joyas que no debes perderte!





Asimismo, en su canal de Youtube podrás ver en abierto numerosas sesiones de sus cursos como las siguientes dedicadas, precisamente, a la filosofía de Pitágoras:






El siguiente framento de Jámblico es uno de los más célebres de la historia porque notifica el bautizo de esta cosa extraña que los griegos comenzaron a hacer a hacer. 


“Se dice que Pitágoras fue el primero que se llamó a sí mismo filósofo. Con ello no sólo estaba utilizando un nuevo nombre, sino que también estaba instruyendo previamente de forma útil sobre su objeto apropiado.” Dijo, en efecto, que la vida de los hombres se asemeja a la multitud que acude a los juegos. Allí confluyen hombres de todas clases, cada uno con un propósito –uno ansioso por vender su mercancía con vistas a obtener una saneada ganancia, otro acude para mostrar su fuerza corpórea en busca de fama, y finalmente hay una tercera clase -la más libre- que se congrega para verlos lugares y obras de arte bellas y los hechos y palabras virtuosas que se suelen da