Guerra de Troya

Exposición detallada de lo sucedido en la Guerra de Troya tal y como ésta fue relatada por Homero en la Ilíada acompañada por un estudio de su descubrimiento arqueológico en el siglo XIX por Heinrich Schliemann




 

HEINRICH SCHLIEMANN Y EL DESCUBRIMIENTO DE TROYA


 


La ciudad de Troya fue descubierta y traída de nuevo a la memoria de occidente por la estrella de la arqueología que tanto admiraba Arthur Evans, el estridente, romántico y muy imaginativo explorador prusiano Heinrich Schliemann.

Tal como el propio Schlimann relata en sus memorias, a la temprana edad de 7 años su padre le regaló un libro ilustrado de historia para niños en el que aparecía un precioso grabado que representaba el incendio de la ciudad de la mitológica Troya de Homero.


El joven Schimann, completamente admirado por los relatos de Homero, preguntó a su padre por los héroes, los dioses y las grandes aventuras narradas en los versos griegos, por el hogar de Príamo y la bella Helena, pero éste le advirtió que de eran meras leyendas y que ninguno de esos lugares había existido realmente. Fue entonces, con sólo siete años, cuando Schlimann – según él mismo nos cuenta- le dijo a su padre que sería él quien descubriría Troya.



 

Antes de continuar con nuestro estudio de la Guerra de Troya, si estás interesado en el arte y en la historia Grecia, te recomendamos este magnífico curso online que analiza toda la historia griega desde las primeras manifestaciones de las islas Cícladas hasta el helenismo.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!


Aquí te dejamos, para que la disfrutes, un fragmento de la sesión 10 del curso dedicada precisamente al estudio de la Guerra de Troya y a su descubrimiento arqueológico.






A pesar de haber nacido en una familia humilde, Schliemann consiguió despuntar y tras amasar una inmensa fortuna debido a su enorme talento como economista; y dotado además de una brillante capacidad intelectual que le permitió dominar a la perfección más de siete idiomas y devorar los libros de historia antiguas, Schlimann comenzó realizar y dirigir excavaciones a partir de 1870 descubriendo, entre muchos otros sitios, primero Troya y después Micenas.



 

EN BUSCA DE TROYA