Empédocles y la perspectiva de escala

Análisis detallado de la propuesta física de Empédocles en la que se señala el nivel microscópico como la base material de la naturaleza


La conciliación entre la estabilidad e inmutabilidad del Ser exigida por la propuestade Parménides y la mutable diversidad de la materia -que constituía una evidencia absolutamente incuestionable para los filósofos milesios- fue alcanzada por Empédocles mediante la propuesta de una tesis que introdujo una innovación de consecuencias históricas para la física: la perspectiva de escala.


Empédocles sostuvo que si bien todos los seres que podemos ver a nuestro alrededor se degradan, se desintegran, se transforman, cambian a lo largo de su existencia están, sin embargo atentos, constituidos a nivel microscópico por un conjunto de entidades materiales simples, eternas e inmutables: los elementos.


Antes de continuar con nuestro estudio de la perspectiva de escala en la filosofía de Empédocles, si estás interesado en este apasionante periodo de la historia de la filosofía -la etapa presocrática- te recomendamos estos dos magníficos cursos online que abordan, desde un punto de vista académico riguroso, la totalidad de los autores que componen el periodo, desde Tales hasta los albores del periodo clásico con Demócrito.

¡Dos verdaderas joyas que no debes perderte!



En su canal de YouTube puedes, además, ver en abierto algunas de las sesiones que conforman los cursos, como la siguiente, dedicada precisamente a la noción de perspectiva de escala en la filosofía de la naturaleza de Empédocles:



Según Empédocles, existe en la naturaleza una diferencia de escala, de tamaño entre los objetos, de la que depende directamente la correcta o incorrecta comprensión de la estructura de la naturaleza a nivel mesoscópico.


En el que nosotros estamos, el nivel situado entre lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño, los cuerpos mixtos se degradan, pero a nivel microscópico, sus componentes básicos -aquello que Empédocles bautizó como elementos- permanecen estables, eternamente inmutables e idénticos a sí mismos, ajenos a toda forma concebible de transformación.


La combinación, por tanto, entre la idea de la perspectiva de escala y la noción de elemento constituyó la segunda gran revolución en la física. Una de las más grandes innovaciones, después de su propio nacimiento y de su definición como disciplina nueva, como disciplina completamente diferente, como filosofía de la naturaleza.


La idea de Empédocles fue absolutamente brillante y sigue, hoy en día, rigiendo nuestra visión actual del mundo, ya que supone algo absolutamente capital: que la realidad puede tener una constitución muy diferente dependiendo de la escala en la que ésta sea estudiada y analizada.


Es decir, que acercándonos mucho más podemos descubrir estructuras completamente impensables, inexistentes en el nivel mesoscópico, y que la materia a muy pequeña escala tiene un comportamiento y unas propiedades completamente diferentes de las que nos revela a primera vista.


Una idea, por tanto, completamente revolucionaria, asombrosamente original y sorprendentemente cierta. Pues, como bien sabemos, nuestra física cuántica y los estudios que hoy en día estamos llevando a cabo con la materia a escala atómica nos revelan ciertamente que hay un mundo diferente dentro de nuestro propio mundo y que estamos separados de él por una frontera inesperada.


La escala, la idea de que la realidad es una especie de tarta con distintas capas de distintos sabores, es decir, con distintas leyes que rigen cada una de estas capas., es -en nuestros días- uno de los vectores de desarrollo más prolíficos e interesantes de la física. Debemos Empédocles la primera intuición acerca de ello.

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png