Cerámica de figuras rojas

Exposición de los principales rasgos que caracteriza a la cerámica de figuras rojas perteneciente al periodo clásico del arte griego


FIGURAS ROJAS


Hacia el 500 a.C. en Atenas se difundió una técnica nueva, completamente opuesta a la que acabamos de estudiar que dejaba a las figuras sobre fondo natural mientras que el espacio que no ocupaban era ennegrecido. Nacía así la técnica de las figuras rojas sobre fondo negro que permitió el desarrollo de efectos con mayor contraste. Este estilo que convivió un tiempo con las figuras negras. Pero terminó por sustituirlas defintivamente, extendiéndose entre el 530 a.C. hasta el 350 a.C.


Antes de continuar con nuestro estudio de la cerámica griega de figuras negras, si estás interesado en el arte de la Grecia Antigua te recomendamos este magnífico curso online que analiza todo su desarrollo desde las primeras manifestaciones de las islas Cícladas hasta el helenismo.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!





Para su ejecución primero se realizaba el "esquema preliminar", luego se dibujaban las figuras y los principales detalles anatómicos y del vestido y, por último, se rodeaba el contorno de la figura con una banda de barniz y se dibujaba en el interior de las figuras con líneas de barniz mas diluido o con otros colores como el rojo y el blanco. Posteriormente los aprendices terminaban de rellenar el fondo.


La invención de la técnica de las figuras rojas dio lugar a una febril eclosión artística a la que pertenecieron numerosos pintores. Actualmente han sido documentados más de 1400 pintores y 110 talleres en Atenas.


EL PINTOR DE BERLIN

Activo entre 500 y 470 a.e., es el nombre convencional otorgado a un pintor de vasos del cual, una de las obras más hermosas es la que tenemos delante y que se halla custodiada en el museo de Berlín.


Destaca también en su obra esta hidria Apolo está sentado sobre un gran trípode alado con el que sobrevuela el mar, escoltado por dos delfines que juegan y se zambullen en el agua. El dios, coronado con laurel, lleva el arco con la aljaba, mientras sostiene la lira que toca con el plectro.

La figura, idealmente aislada, se relaciona sólo con la superficie encrespada del mar poblado por la masa oscura de la fauna marina y, por ese motivo, pintada con figuras negras.


El tema —raro— de Apolo viajando con el trípode délfico contiene referencias simbólicas vinculadas al culto de esta divinidad: el trípode, usado en la realidad por la sacerdotisa de Apolo en Delfos para proferir los oráculos, aquí se transforma en fantasiosa maquina voladora; el delfín es el animal simbólico y sagrado en el cual una vez se transformó el propio dios mientras se dirigía a Delfos, según los Himnos Homéricos. Esta obra maestra, que el Pintor de Berlín pintó en su fase juvenil, es una de las más hermosas y sugestivas representaciones de Apolo en el arte griego.






EPICTETO


Epicteto es también uno de los artistas más reconocibles del estilo de las figuras rojas. Generalmente se dedica a pintar platos y copas, sobre todo con efebos y escenas de la vida cotidiana siendo su rasgo más distintivo es la resolución del problema de la inserción del personaje en el interior de una copa rodeándola con un círculo, ya esté de pie o en movimiento.


Atleta vencedor,plato ático de figuras rojas, c. 520-510 a.e., Museo del Louvre.

Entre los innumerables ejemplos de vasijas de figuras rojas que hemos conservado hay una amplísima variedad de temas.

Atletas combatiendo en los juegos. Escenas de combate. Pasajes de la mitología griega, como este magnífico vaso en el que aparece nuestro amigo el minotaruo mientras está siendo vencido por Teseo. La diosa Niké que vuela sobre su vabeza indica su triunfo sobre la bestia.

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png