Arte micénico

Actualizado: 22 abr 2019

Exposición detallada de las principales representaciones de la cerámica, la escultura y la pintura de la civilización micénica



 

PINTURA MICÉNICA


 


En lo que hace a la pintura, han llegado hasta nosotros muy pocos restos de los palacios micénicos pero lo suficientemente relevantes como para poder determinar el gran influjo del gusto minoico en su decoración mural. Destaca, por encima de todas las representaciones, la llamada Dama de micenas que muestra un enorme parecido con las figuras femeninas minoicas aunque con la clara distinción de que tiene los pechos cubiertos.




En lo respectivo a la escultura destacan, ante todo, las estelas funerarias halladas sobre las tumbas que suelen presentar escenas de caza con carros de diversos animales, incluidos leones, que, de nuevo, nos recuerda a la caza de los leones de los bellísimos relieves asirios.



 

Antes de continuar con nuestro estudio del arte micénico, si estás interesado en el arte y en la historia de Grecia y de la cultura micénica, te recomendamos este magnífico curso online que analiza toda la historia griega desde las primeras manifestaciones de las islas Cícladas hasta el helenismo.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!



Aquí puedes ver en abierto un pequeño fragmento del curso dedicado a la máscara de Agamenón.




 


La manifestación más abundantes de las artes menores micénicas es la cerámica que, sin tanto fasto como los casos anteriores, nos ofrecen una información más amplia acerca de los gustos artísticos micénicos e incluso algunos acontecimientos clave de su historia.


Las primeras fases de la cerámica minoica presentan una palmaria dependencia de los modelos estilísticos minoicos siendo claras imitaciones de las producciones de sus predecesores. No obstante, con el paso del tiempo los micénicos desarrollaron sus propias ideas y estilos, entre los que destacan tres tipos principales: