Superhombre

Actualizado: 29 de jun de 2019

Explicación detallada de los rasgos característicos del superhombre, concepto presentado por el pensador alemán Friedrich Nietzsche en su capital e influyente obra filosófica


La elevación, la posibilidad de ganar altura y la auto-superación son los tres rasgos primarios que caracterizan la noción de superhombre presentada por Nietzsche en sus textos filosóficos, una de las ideas más sugerentes e influyentes de todo el pensamiento contemporáneo.


No obstante, las lecturas apresuradas y los prejuicios han hecho que la idea de superhombre haya sido grave y perversamente malinterpretada desde diversos ámbitos ofreciéndole lecturas siniestras y completamente alejadas de la noción alegre y vitalista creada por Nietzsche.



Antes de continuar con nuestro estudio de la noción de superhombre, si estás interesado en el pensamiento de Friedrich Nietzsche y en profundizar más en su poderosa y transgresora filosofía, te recomendamos este magnífico curso online que hará las delicias de todos los amantes del pensamiento nietzscheano.

¡Una verdadera joya que no debes perderte!






¿Qué es el superhombre de Nietzsche?


Para entender el significado de este concepto hemos de entender, en primer lugar, la pretensión que impulsa toda la obra filosófica nietzscheana.

Desde sus primeros escritos de juventud - entre los que destaca El nacimiento de la tragedia- Nietzsche mostró un acusado interés por la evolución de las ideas rectoras del pensamiento occidental y del impacto de éstas el la vida de los seres humanos que operaron en cada época según sus principios.


A lo largo de toda su vida intelectual, Nietzsche se sumergió en el conocimiento profundo del pasado filosófico y buscó sin descanso las conexiones entre las filosofías dominantes y la vida del hombre.


A partir de estas observaciones, Nietzsche pudo establecer una conexión directa entre la forma de comprender el mundo y la "salud" de la humanidad en un momento determinado. Es decir, su grado de bienestar e integración con la naturaleza.


Los griegos fueron, según Nietzche el pueblo occidental que mejor ha sabido equilibrar los dos aspectos de la vida humana resultados por la filosofía platónica: lo animal y lo racional.


En un equilibrio perfecto en el que ambas partes tenían su espacio de expresión, su valoración y su lugar en la vida humana sin que ninguna de estas tendencias fuese reprimida, los griegos lograron armonizar el influjo de Apolo y Dionisos dando como resultado una de las civilizaciones más ricas, poderosas e influyentes de la historia.


No obstante, la venida de nuevas cosmovisiones religiosas de origen oriental que llegaron a Europa para quedarse introdujeron pensamientos muy distintos al modo de vida griego, enfatizando la vida posterior a la muerte y despreciando cada vez más todos los aspectos carnales, sensuales y estéticos del hombre.


La consecuencia de la asimilación de los valores impuestos por tales religiones, lejos de conceder al hombre paz espiritual o consuelo, lo han conducido a una creciente desesperación que, según Nietzsche ha acabado llevándole al nihilismo.



"Del último hombre la superhombre"


El ser humano cobarde, sumiso y encadenado a los viejos valores moribundos y, por ello, peligrosos recibe en la obra de Nietzsche el calificativo de "último hombre."


El último hombre debe ser superado, debe ser dejado atrás mediante una primera fase de rebelión y una segunda fase de creación.

El superhombre vendría a ser así el nuevo ser humano capaz de darse a sí mismo los valores y el sentido de su acción, de su vida y de su tiempo. Un hombre que ya no vive asustado ni de prestado, un verdadero creador, un artista capaz de transformar su propia vida en una obra de arte.




Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png