San Agustín de Hipona: pensamiento

Actualizado: 12 mar 2021

Análisis detallado de las obras, la filosofía y el pensamiento del filósofo cristiano medieval Agustín de Hipona



Breve biografía de Agustín de Hipona


Su nombre completo era Aurelio Agustín (354-430). Nació en Tagaste y llegó a ser obispo de Hipona. Vivió en la actual Túnez, en una época de crisis, cuando Alarico invadió Roma.


Estudió letras y retórica, materia que luego enseñaría. Su obra filosófica tiene una significación muy importante, tanto para la historia de la filosofía como para el desarrollo del cristianismo.


En su vida es posible distinguir dos períodos completamente distintos: su juventud, en la que desarrolló su actividad intelectual conforme al conocimiento antiguo y buscando respuestas en las teorías de distintos maestros, -en la gramática y en la oratoria-, que eran para los romanos la base de la filosofía, y su madurez, tras la conversión al cristianismo.


 

Antes de continuar con nuestro estudio de la obra de Agustín de Hipona, si estás interesado en la Historia de la Filosofía y en el conocimiento de las grandes figuras del pensamiento occidental, te recomendamos los excelentes cursos online ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia





La obra que más influirá sobre el pensamiento de Agustín será el Hortensio de Cicerón, donde se mezclan retórica y ética y se trata la civilidad (virtud romana).


También leyó a Plotino, que era el filósofo más influyente de la época, y que le condujo al neoplatonismo que más tarde desarrollará en su obra.

Por aquel entonces comenzó a seguir a la secta de Manes, conocida como los maniqueos, que más tarde abandonaría por no responder a sus expectativas de búsqueda de la verdad.

El momento crucial de su vida, que marca el inicio del segundo período es su conversión al cristianismo, acto en el que se vio influido por Mónica, su madre, y que realizó en septiembre de 386. Él lo entenderá como un paso más en su búsqueda de la verdad, y se propondrá alcanzar, por la fe en las Escrituras, la inteligencia de lo que estas enseñan.

Su lema será “comprende para creer, cree para comprender”. También le influyó su encuentro con Ambrosio, obispo de Milán, la muerte de su hijo y la de su amigo.


A partir de su conversión aparece en él la idea de transformación radical del hombre, observada en las Confesiones. El nuevo hombre ha abandonado todo deseo de gloria, de mujeres e hijos, y se dedica al sacerdocio. En este periodo aparecerán sus obras De vita Beata y De trinitate, que trata de uno de los problemas más importantes de la teología.


Por otro lado, las Confesiones será su autobiografía espiritual, en la que aparece la distinción entre ambas etapas de su vida y la idea de la búsqueda de la verdad interior. Su última obra, De civitate Dei, escrita durante los años de desmoronamiento del Imperio, se presenta como una apología del Cristianismo frente a los valores paganos. Otras obras de este autor son el Contra Academicos, De ordine, Soliloquia, De inmortalitate animae, De musica, De diversis quaestionibus, y una amplia serie de obras religiosas.


La significación de Agustín es polémica, porque su concepción filosófica está dentro de la filosofía medieval, pero por época, y desde el punto de vista del traslado de los estudios, pertenece al periodo antiguo. Para el cristianismo será la maxima auctoritas de la Edad Media, que influirá en todos los pensadores de corte cristiano. Por ello, debe ser incluido en la tradición occidental latina.