¿Qué es la voluntad?

Análisis detallado de los resortes y condicionantes que impulsan el mecanismo de la voluntad humana distinguiendo entre acciones voluntarias e involuntarias y su valoración desde un punto de vista ético


ACCIONES VOLUNTARIAS E INVOLUNTARIAS


A la hora de analizar el complejo espacio de la acción humana y de su enjuiciamiento ético, es importante distinguir en primer lugar entre acciones voluntarias e involuntarias.


Una roca al caer produce cambios en su entorno pero el caer de las piedras y, en general, los procesos naturales no forman parte del campo de estudio de la ética porque sus acciones no pueden ser, en ningún caso, tomadas como dotadas de moralidad ya que éste tipo de cosas carecen de un elemento clave que nos lleva a uno de los principales pilares de la ética: la voluntad.


Antes de continuar con nuestro estudio acerca de la voluntad, si estás interesado en cuestiones relacionadas con el comportamiento humano, los resortes de la acción y el análisis ético, te recomendamos este magnífico curso online en el que se aborda la visión de los tres más importantes e influyentes pensadores que han desarrollado su obra intelectual en torno al problema de la voluntad, la consciencia y la libertad.


¡Una verdadera joya que no puedes perderte!




¿Qué es la voluntad?


Así, junto al término acción la noción de voluntad es el segundo eje vertebrador de la ética como ciencia. Para poder hablar de moralidad, de bien y mal, de justicia o de injusticia hemos de aceptar, en primer lugar, la existencia en el ser humano de una facultadllamada voluntadque determina el carácter intencionado, consciente y deliberado de nuestros actos.

No es, por tanto, sino la facultad que permite al hombre gobernar sus actos, decidir y optar por un tipo de conducta determinado.

Así, sólo los seres dotados de voluntadserán susceptibles de ser sometidos a un juicio ético de su conducta. La posesión de voluntad es la clave del enjuiciamiento ético, de modo que todo lo que no la posee, no será incluido como objeto de interés en esta disciplina.

Los tres tipos de ética que vamos a ver a lo largo de nuestras clases presuponen, con sus propias interpretaciones, la existencia de voluntaden el ser humano, es decir, de la posibilidad de hablar de un carácter intencionado, no en todos, pero sí de algunos de nuestros actos.




Acciones involuntarias


¿Por qué he dicho “no en todos”? A lo largo del día, todo ser humano realiza una inmensa cantidad de acciones de forma completamente involuntariaa pesar de estar dotado de la facultad denominada voluntad. Por ejemplo, nos dormimos de forma involuntaria o pisamos involuntariamente a alguien en el metro debido a la acción de la gravedad. Se trata de acciones que llevamos a cabo detrás de las cuales no está nuestra intención voluntaria, de hecho, incluso, como en el ejemplo del pisotón del metro pueden ser acciones que vayan incluso en contra de ella.




Acciones inconscientes


Muchos de los procesos involuntarios son, además de in-voluntarios inconscientes. Es decir, no sólo no tenemos la sensación de haber puesto en marcha la acción voluntariamente sino que ni siquiera apercibimos estar haciéndola.

Este tipo de acciones son las que se dan en un nivel básico y suelen ser procesos exclusivamente físicos o biológicos, comportamientos instintivos, mecánicos o rutinarios: por ejemplo la regulación de la temperatura, la digestión, los pequeños movimientos de acomodación, ligeras reacciones a cambios en nuestro entorno o acciones repetitivas.

No es necesaria apenas conciencia para que estos procesos funcionen siempre y cuando no haya novedades y el medio no cambie. Sólo cuando algo deja de responder a la regularidad habitual, prestamos atención y lo que era un comportamiento inconsciente se convierte en el centro de nuestra atención.

Estamos en el plano de las reacciones más básicas en las cuales se concentra nuestra atención pero hay una idea muy importante y muy potente que podemos extraer de esta observación tan sencilla: hay cosas a las que sólo prestamos atención cuando dejan de funcionar.


Cuando lo que nos rodea colabora de forma perfecta y cómoda en nuestro día a día no le prestamos atención, sólo cuando fallan, cuando las cosas se estropean es cuando nos fijamos en ellas. Vamos a retener esta idea porque volverá a salir cuando hablemos de los valores. ¿En qué momento un valor se convierte en objeto de discusión y de polémica? Esto ocurre siempre que valores que han funcionado a la perfección durante mucho tiempo dejan de ser funcionales debido a un conjunto de cambios en el entorno: matrimonio, dependencia de la mujer. Pero no vamos a insistir más en este punto porque pertenece a un momento más avanzado de nuestras clases.