¿Qué es el relativismo?

Estudio detallado de los presupuestos que sostienen la corriente filosófica conocida como relativismo moral, sus fundamentos y las consecuencias que implica la asunción de esta posición ética



¿Qué es lo que habitualmente nos lleva a aceptar que las palabras bueno y malo, tienen no sólo un sentido absoluto sino un significado universalmente válido?

¿Es posible hablar de valores universales o quizá sólo se trata de construcciones culturales y, por ello, cronológicamente y geográficamente limitadas?


Una cuidadosa perspectiva histórica nos hace ver que las coincidencias en las ideas morales de las distintas épocas de la historia son mayores de lo que comúnmente se cree. Lo que ocurres es que habitualmente estamos sometidos a un error de óptica o a falta de datos. Las diferencias nos llaman más la atención porque las coincidencias son evidentes. Nos hace más gracia subrayar lo deleznable de la práctica del canibalismo que el carácter aparentemente común de la consideración positiva de la generosidad y el altruismo.

En casi todas las culturas de las que los antropólogos han tenido noticias existen deberes de los padres para los hijos y de los hijos para los padres. Por doquier se ve la gratitud como un valor y, en general, se desprecia al egoísta. Casi universalmente rige la imparcialidad como una virtud del juez o el valor como una virtud del guerrero.


Estas diferencias y coincidencias son las que nos obligan a preguntarnos por la posibilidad o no de hablar de la existencia de un criterio universal o medida para juzgar el carácter ético de las acciones.

En nuestra época la respuesta casi automática que todos damos a esta pregunta es negativa y está basada en el relativismo moral posición según la cual no existen valores universales.


No obstante, es muy importante distinguir entre el relativismo absoluto y el relativismo parcial. Desde un punto de vista histórico, durante gran parte de la historia de pensamiento occidental el relativismo moral absoluto ha sido inaceptable y ello por razones muy poderosas. Vamos a analizar a continuación sus rasgos fundamentales y los motivos por los cuales es difícilmente asumible en su versión más extrema.


 


Antes de continuar con nuestro estudio acerca del relativismo, si estás interesado en cuestiones relacionadas con el comportamiento humano, los resortes de la acción y el análisis ético, te recomendamos este magnífico curso online en el que se aborda la visión de los tres más importantes e influyentes pensadores que han desarrollado su obra intelectual en torno al problema de la voluntad, la consciencia y la libertad.


¡Una verdadera joya que no puedes perderte!




 


EL RELATIVISMO MORAL

Existen dos variantes fundamentales del relativismo moral que se resumen en las siguientes dos sentencias:


1. “Todo hombre debe seguir la moral dominante en la sociedad en la que vive”.

2. “Cada uno debe seguir su propio capricho y hacer lo que le venga en gana.”

Los problemas derivados de la idea de la moral dominante es evidente y todos entendemos que el asentimiento de una mayoría a una determinada idea no transforma esa idea en verdadera.



En cambio la segunda tesis es un poco más delicada porque está más próxima a nuestro sentir general y suele ser el remedio a toda forma de totalitarismo, a saber, la idea de que cada individuo puede desarrollar sus propias ideas morales sin ninguna interferencia exterior. Lo que vendría a subrayar esta tesis es la condena de toda moral vigente como una forma de imposición o represión subrayando que la felicida