Los presocráticos: Tales de Mileto

Actualizado: 2 de dic de 2020

Análisis detallado de la filosofía de la naturaleza propuesta por el primer filósofos y comentario de los principales fragmentos conservados



EL "PRIMERO EN FILOSOFAR"

TALES DE MILETO


Tal como señala Simplicio, "Tales de Mileto fue el primero en revelar a los griegos la investigación sobre la naturaleza." Curiosamente, según las pocas referencias que nos han transmitido de su pensamiento los antiguos, al igual que lo hicieron los egipcios y antes que ellos los mesopotámicos, Tales también consideraba que el agua era el principio primordial rectoe del mundo físico.


Entendiendo el agua, por tanto, como elemento originario de la realidad constitutivo de las cosas físicas nuestro filósofo ofreció una respuesta sobre la cuestión de la naturaleza última del mundo completamente nueva.


Antes de continuar con nuestro estudio de la filosofía de Tales de Mileto, si estás interesado en este apasionante periodo de la historia de la filosofía - la etapa presocrática- te recomendamos estos dos magníficos cursos online que abordan, desde un punto de vista académico riguroso, la totalidad de los autores que componen el periodo, desde Tales hasta los albores del periodo clásico con Demócrito.


¡Dos verdaderas joyas que no debes perderte!





Puedes ver, además, en su canal de Youtube un fragmento de los cursos dedicado precisamente a la filosofía de Tales de Mileto.





En primer lugar, observamos en su teoría la primera muestra del rechazo de la heterogeneidad entre la causa y el efecto. Esta idea, en parte heredada por Aristóteles, si bien no fue compartida por todos sus predecesores, resultó capital, a nuestro entender, para la evolución de la reflexión acerca de la naturaleza. Según este principio, si el objeto de nuestro estudio es físico –la naturaleza material– la causa explicativa de dicho objeto ha de ser también física. Es decir, es necesario intentar explicar lo natural por medio de causas naturales y no apelar directamente a causas no naturales que solucionen el problema. Si a esto le unimos la obligación de no asumir en la explicación proposiciones contradictorias, obtenemos una forma genuina y completamente original de explicar la naturaleza en la cual no tienen cabida los dioses mitológicos ni otras fuerzas externas al mundo físico.Explicar la naturaleza por la naturaleza es uno de los rasgos distintivos.


En segundo lugar, tal y como señalan los más tempranos testimonios que conservamos acerca del pensamiento de Tales, parece que esta teoría surgió de un deseo personal de conocer el cosmos en el cual se combinan dos elementos fundamentales: la observación empírica y el razonamiento conceptual. Por tanto, tenemos por un lado la imagen de un individuo que por su propia iniciativa decide abordar en solitario la construcción de una nueva explicación de la realidad. Esta posición es completamente opuesta a la aceptación pasiva de una tradición transmitida a lo largo de los siglos y refrendada por la autoridad de los antiguos. De nuevo, la duda y la pregunta frente a la confianza ciega en los relatos heredados del pasado.


Por otro lado, este nuevo investigador no pretendía emplear mayores medios para esta colosal empresa que sus propias fuerzas cognitivas, sus sentidos y su razón.Esta actitud simbolizó una nueva y original confianza del ser humano en sus propias capacidades para comprender la realidad.

La viculación de la naturaleza y del origen del cosmos, como acabamos de ver no significaba ninguna novedad ya que estabal incluida en las antiguas mitologías, tanto la babilonia, la egicpica y la homérica, sin embargo, la novedad absoluta que mostró Tales ante ellas que la de extraer esa idea del contexto mítico-religioso para introducirla en un nuevo ámbito completamente nuevo y trasnformarla en una tesis naturalista e impersonal. Rasgos que se contramponen a las visiones sobrenaturales y vinculadas al fuerzas espirituales dotadas de voluntad y deseos intencionados. El agua no tiene personalidad, gustos o estados emocionales, no es algo que se irrite o se deje seducir sino que funciona de una forma completamente distinta al ser humano y, por tanto, a los dioses antropomorfos de la mitología griega.


Este cambio de sentido supone que la teoría de tales, es eso, una simple teoría no una verdad absoluta que hay que acatar y repetir sino simplemente una posibilidad que es necesario justificar y que está plenamente abierta a discusión.

Hay una clara desacralización en el pensamiento de Tales que empieza, lentamente a extraer el componente divino y espiritual de la mecánica natural. Algunos, apoyados en una frase que Platón le atriubye sostienen que Tales defendía un panteísmo cósmco, con esa célebre sentencia “todo está lleno de dioses” pero no es más que una mala interpretación como veremos en seguida. Tales inició un camino que continuará toda la tradición filosófica que fue la de o bien sacar a la divinidad del juego o reinterpretarla al gusto filosófico, creando el llamda “Dios filosófico” que nada tiene que ver con los pormenores narrativos de ninguna religión concreta.


Esta crítica a a visión antropomorfa de la dvinidiad está recogida, de forma magistral en el célebre texto de Jenófanes de Colofón, otro presocrático algo posterior a Tales cuyas ideas analizaremos más adelante:

“Homero y Hesíodo achacaron a los dioses todo aquello que entre los hombres es motivo de vergüenza y reproche; robo, adulterio y engaño mutuo. Y los mortales creen que los dioses han nacido y que tienen la misma voz y porte y vestimenta que ellos. Los etíopes afirman que sus dioses son chatos y negros; y los tracios, que los suyos tienen los ojos zarcos y son rubicundos. Pero es que si los bueyes, caballos y leones pudieran tener manos, pintar con ellas y realizar obras de arte como los hombres, los caballos pintarían las figuras de sus dioses semejantes a caballos y los bueyes, a bueyes y harían sus cuerpos a semejanza precisa que porte que tiene cada uno”.

Tomando en cuenta el hecho de que en griego divino significa eterno, la afirmación de que todo está lleno de dioses, vendría a indicar que todo, es decir, el cosmos es eterno y esta sí que es una afirmación, como veremos a lo largo de este curso que sí encaja con la tradición filosófica y con el pensamiento que se estaba fraguando.


COMENTARIO DE TEXTOS


“Según la tradición, Tales fue el primero en mostrar a los griegos la investigación de la naturaleza, y aunque le precedieron muchos otros, según Teofrasto cree también, les aventajó tanto que los eclipsó a todos. Se dice que no dejó nada por escrito, excepto la llamada Astrología Náutica.” Simplicio, Fís.23, 32-33.


En este primer texto, Tales aparece presentado como el primer filósofo, como el primer representante de una actividad nueva y diferente. No es un líder político, no es un guerrero, no es un iluminado ni un sacerdote sino el primero en enseñar la “investigación de la naturaleza.



“Y según algunos no dejó ningún escrito, excepto laAstrología Náutica. Calímaco lo conoce como el descubridor de la Osa Menor pero, según otros, escribió solamente dos obras: Sobre el solsticioy Sobre el equinoccio.”D. Laercio, I, 23.


El segundo fragmento amplía nuestros conocimientos acerca de Tales, señalándole como autor de un estudio sobre los astros, una astrología, pero de carácter náutico, es decir, orientada hacia una aplicación práctica dedicada al comercio. Hallamos por tanto, un intento de explicar el cosmos y la naturaleza que no tiene un objetivo ritual o religioso – como lo tienen la cosmología de Homero, el Génesis o la mitología babilónia. Con estos textos no se puede operar en el mundo real, no sirven para ello. Así que el nuevo investigador de la naturaleza, la investiga como ser humano y en provecho del ser humano. Con finalidades, digamos, mundanas. No olvidemos que los cielos eran la región más sagrada del cosmos para todas las religiones mediterráneas. El acercamiento desde un punto de vista tan impío era extraño y poco común, los babilonios – los mejores astrónomos del momento siempre le dieron un significado religioso.




“Tras dedicarse a la filosofía en Egipto, vino a Mileto, cuando era más viejo.” (D-K 11 A 16) Aecio, De placitis reliquiae,IV, 1, 1


En este texto, se apela a un tópico clásico de la época, mantenido los próximos siglos. Si se quiere dar autoridad a un pensador, hay que entroncarlo con el pasado venerado. Sin embargo, fijaros el modo en el que está planteada aquí la cuestión. Estudió en Egipto pero no volvió siendo un sacerdote ni trajo las mismas ideas, sino que conociendo el pasado perfectamente, siendo consciente de la tradición, propuso una nueva perspectiva de la realidad. Ello nos hace ver que la actitud de Tales no era en absoluto inocente, sabía perfectamente lo que estaba haciendo y, no sólo conocía su tradición como griego sino que fue al lugar más relevante de la época para el conocimiento, para después superarlo.



“En cuanto al número y la forma de tal principio, no todos dicen lo mismo, sino que Tales, el iniciador de este tipo de filosofía,afirma que es el agua, por lo que también declaró que la tierra está sobre el agua.”