Platón: teoría del conocimiento

Actualizado: mar 16

Te explicamos las ideas fundamentales de la epistemología platónica



EPISTEMOLOGÍA PLATÓNICA



En sus textos dedicados a la teoría del conocimiento o epistemología, el gran filósofo ateniense se hace dos principales preguntas:


a) ¿Qué es el saber? Es decir, qué es eso que tienen que tiene que poseer aquel que se dice sabio.


b) ¿Qué saben los que saben? Es decir, en qué consisten los contenidos de dicho saber. ¿Cuál es el objeto del saber?


La teoría epistemológica de Platón se fundamenta en una distinción capital que ha marcado toda la historia de la filosofía posterior y que, conviene tratar con detenimiento: doxa y episteme.



Antes de continuar con nuestro estudio de la teoría del conocimiento de Platón, si eres un amante de la filosofía y estás interesado en profundizar con mayor detenimiento en sus propuestas, te recomendamos los excelentes cursos online del Centro de Estudios Filosóficos Alétheia



En su canal de Youtube podrás encontrar numerosas clases en abierto que abarcan toda la historia de la filosofía, desde los presocráticos hasta Nietzsche.


Sobre Platón, te recomendamos estos dos increíbles cursos que analizan de forma detenida y amena todos los desarrollos de su filosofía.



- Episteme: saber verdadero y cierto –denominado también ciencia- que es completamente infalible. Es decir, es aquel saber que no es susceptible de duda o creencia, sino que es verdadero y está apoyado en razones.


- Doxa: es el saber propio de las opiniones o creencias las cuales pueden ser verdaderas o falsas y no siempre están sustentadas por razones suficientes.


En el diálogo Teeteto Platón expone su teoría del conocimiento por medio del diálogo entre Sócrates y un joven matemático ateniense, discípulo del geómetra Teodoro, llamado Teeteto. Siguiendo el estilo habitual de los diálogos, Sócrates le pide a Teeteto que le diga qué es el saber.


La primera respuesta ofrecida por Teeteto es que el saber consiste en la percepción, es decir, que se sabe aquello que se está viendo. Sin embargo Sócrates refuta esta respuesta al demostrarle que en la percepción de algo como un árbol interviene una inmensa cantidad de cosas como los datos de los sentidos, las nociones de existencia, unidad y pluralidad, identidad…etc.


Es decir, en la percepción sensible hay muchas cosas que no provienen de la percepción sensible y que, sin embargo, dirigen nuestra visión perceptiva del mundo.


Teeteto vuelve a reformular su posición y contesta, en segundo lugar, que el saber es aquello que “a cada uno le parece” es decir, que saber es juzgar o, lo que es lo mismo, para uno las cosas son tal y como se le muestran como resultado de la combinación de los sentidos y aquellas categorías previas que aplica a la percepción.


En este sentido ,el saber es opinión. Sócrates vuelve a llamarle la atención y le señala que hay diversos tipos de opiniones: unas son verdaderas y otras son falsas, de modo que la opinión errónea no puede ser considerada saber.


Por tercera vez, Teetero vuelve a reformular su posición y define el saber como opinión verdadera basada en razones. Esta última definición es la que hoy en día sigue aceptándose como correcta tanto en el ámbito de la filosofía como en el de las ciencias.




ONTOLOGÍA PLATÓNICA



La epistemología de Platón constituye la base de su concepción ontológica o, lo que es lo mismo, de su posición respecto al tipo y la jerarquía de seres que pueden hallarse en la realidad.


Respecto al conocimiento, por tanto, pueden definirse dos límites extremos:


a) El saber verdadero e inefable


b) La ignorancia absoluta, el no saber nada en sentido estricto.


A cada uno de estos tipos de conocimiento les corresponde, en la realidad, un objeto determinado.


El saber verdadero e inefable es de las ideas eternas que existen más allá de nuestro mundo mientras que la ignorancia absoluta sólo puede ser de la nada en sentido radical, pues de la nada, nada se puede decir ni saber.


Sin embargo, entre el saber verdadero y la absoluta ignorancia hay elementos intermedios que son las opiniones, unas verdaderas y otras falsas. De la misma forma, en la realidad, entre las ideas inmateriales, eternas e inmutables y la nada absoluta, hay un conjunto de seres intermedios materiales, corruptibles y finitos que forman nuestro mundo: los entes.