El pensamiento de Johannes Kepler

Actualizado: 12 mar 2021

Exposición detallada de las ideas principales que articulan la teoría física que llevó a Kepler al descubrimiento de las órbitas elípticas de los planetas




 

KEPLER: EL AMANTE DE LA PRECISIÓN

 


Si alguna vez se otorgara un premio a la persona que a lo largo de la historia más se ha obstinado en la búsqueda de la precisión absoluta, éste podría ganarlo sin problemas nuestro tercer padre de la ciencia, el astrónomo alemán Johannes Kepler.


No sorprende pues, que en sus investigaciones astronómicas se esforzara en tan alto grado que llegó a dar las tablas astronómicas más precisas de su tiempo, conduciendo finalmente a la aceptación de la teoría esta vez sí heliocéntrica planteada por el sistema copernicano. Kepler, al contrario que Copérnico, provino de una familia pobre y padeció toda su vida esta condición. No obstante ello no le impidió en absoluto convertirse, gracias a su inmenso talento en uno de los científicos más importantes de su época.


 

Antes de continuar con nuestro estudio de las propuestas científicas de Johannes Kepler, si estás interesado en su obra y en profundizar en los fundamentos de la Historia de la Ciencia, te recomendamos este excelente curso online en el que se dedica la tercera parte a un análisis magnífico de sus teorías.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!



Aquí podrás ver en abierto una de las cases dedicadas al pensamiento de Johannes Kepler, concretamente a su descubrimiento de las órbitas elípticas.



 

Solemos imaginar a los grandes científicos y a los padres de la ciencia moderna como personas ajenas a la superstición y, en general poco religiosas. Al igual que Copérnico, Kepler era un hombre profundamente religioso. Como veremos, consideraba sus incesantes estudios sobre las propiedades del universo como un cumplimiento de su deber como cristiano de comprender el mundo que Dios había creado. Pero, a diferencia de Copérnico, la vida de Kepler fue cualquier cosa menos tranquila y aburrida.


Siempre escaso de dinero, recurría a menudo a la publicación de calendarios de astrología y de horóscopos que, irónicamente le hicieron ganar cierta celebridad local cuando sus predicciones se confirmaron. Concretamente predijo un invierno extraordinariamente frío y una incursión de los turcos. Cuando ambas cosas pasaron Kepler fue afamado como profeta, pero él mismo acabó con su fama al llamar a la astrología “hija pequeña y alocada de la astronomía” despreciando en público las intenciones de los astrólogos diciendo que “si alguna vez aciertan se debe a la suerte y que sólo buscan dinero”.



 

Mysterium cosmographicum