Origen de la filosofía

La Época Arcaica (776 -449 a.C.) griega representa momento y lugar de nacimiento originario de la filosofía occidental

Las bellas aguas del Mar Egeo y las costas de la antigua Jonia bañadas por el sol del Mediterráneo fueron la cuna de la filosofía griega. Es decir, la nueva forma de pensamiento racional que estaría llamada a cambiar la historia del hombre, no nació en el seno de la Hélade, sino en la periferia, en las fronteras orientales.


El mundo de los griegos representaba, en el siglo VI a.C. el entorno cultural y social perfecto para abrazar el nacimiento de una actividad tan crítica y extraña como la filosofía. En el periodo Antiguo sólo Grecia estuvo preparada para convertirse en el lugar de origen de la filosofía.


 

Antes de continuar con nuestro estudio del origen de la filosofía, si estás interesado en profundizar en su primera fase, el periodo presocrático, te recomendamos este magnífico curso online que aborda las teorías y propuestas de todos los pensadores que protagonizaron este periodo, desde Tales de Mileto hasta Demócrito de Abdera.



Puedes ver el curso en su web o directamente en su canal de Youtube. A continuación te dejamos el link a la lista de reproducción completa de todos los capítulos:


https://youtube.com/playlist?list=PL9aTN4Co7wsnE5zlU80_l0VNduwyjPNx7



Aquí te dejamos un ejemplo de una de sus clases que está dedicada, precisamente a explorar el contexto que dio lugar al origen de la filosofía:



 

Uno de los principales factores que propiciaron el nacimiento de la filosofía está directamente relacionado con los avatares históricos del pueblo heleno durante la llamada Edad Oscura. En este periodo, el antiguo sistema monárquico que regía los reinos de la zona fue devastado por un conjunto de invasiones.


Tras un terrible periodo de dispersión y pobreza - tan marcado que ni siquiera han quedado vestigios arqueológicos - los griegos volvieron a reorganizarse bajo la forma de las ciudades estado independientes.


La ausencia de un monarca absoluto y de una casta sacerdotal que pudiera controlar las creencias de la población así como la inmensa diversidad de modelos de gobierno propició un ambiente rico en el que las ideas divergentes comenzaron a extenderse.