Nietzsche las tres transformaciones

Actualizado: 4 de dic de 2020

Exposición del significado de la teoría nietzscheana de las tres transformaciones que representa el paso simbólico del ser humano desde las cadenas de los antiguos valores hacia el superhombre



Toda la obra de Friedrich Nietzsche (1844 - 1900) es un canto a la libertad y una invitación a que saquemos de nosotros mismos el valor necesario para superar las cadenas de los ideales y valores impuestos que nos asfixian.


No obstante, esta meta se alcanza mediante un proceso duro que todo individuo debe afrontar y que implica el paso por tres fases fundamentales expresadas por Nietzsche metafóricamente a través de la idea de las tres transformaciones en su obra Así hablaba Zaratustra.

Veamos en qué consiste cada uno de los estadios y cómo se produce el paso de uno a otro.



Primera transformación:

El camello


El estadio inicial, en el que se encuentra todo ser humano contemporáneo antes de iniciar el proceso de reflexión, es el del camello. Un animal de carga que vaga sumiso por el desierto.

La carga, el peso del camello son todos los valores impuestos por la cultura que tiene que arrastrar con su vida, valores que le oprimen, que le hacen vivir teniendo el sacrificio como único ideal.


El camello es aquel que marcha voluntariamente al desierto, a aquella versión de la vida árida, desesperante y torturadora en la que lo único esperable es el dolor y el malestar. Vivir la vida llevando cargas ajenas nos convierte en seres grises, tristes y nihilistas.

El desierto vendría así a simbolizar la vida sin alicientes, la vida carente de alegría, el valle de lágrimas por el que el ser humano desciende deseando únicamente la muerte.


Antes de continuar con nuestro estudio de las tres transformaciones en la obra de Nietzsche, si estás interesado en su pensamiento y en profundizar más en su poderosa y transgresora filosofía, te recomendamos este magnífico curso online que hará las delicias de todos los amantes del pensamiento nietzscheano.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!


Además, en su canal de Youtube podrás ver numerosas sesiones del curso en abierto como las siguientes, dedicadas al pensamiento de Nietzsche:


Segunda transformación: El león


Sin embargo, cuando el ser humano inicia la reflexión pausada sobre el origen y la consistencia de los valores que lo orientan, que gobiernan sus decisiones y que, en ocasiones, hacen su vida insoportable comienza a comprender que se trata de meras creaciones históricas circunstanciales.


No hay ningún tipo de valor absoluto ni universalizarle capaz de ser aplicado como válido a cualquier ser humano, en cualquier lugar o momento del tiempo. Los valores cambian, nacen, se marchitan y mueren como las propias culturas de las que surgen.


Al comprender el engaño al que ha sido sometido, al entenderla terrible carga con la que ha tenido que vivir, el camello se transforma en león. En un león lleno de furia y agresividad.


Esta segunda transformación, según Nietzsche, es absolutamente imprescindible para que el individuo pueda conquistar su libertad.

Frente al deber, el león se rebela, rompe sus cadenas e impone su querer. Para crear un nuevo marco de libertad el león furioso es imprescindible.




Tercera transformación: El niño


Sin embargo, el león no puede ser el estadio definitivo. El ser humano no puede vivir en la furia, en la ira y en la turbación que implica comprenderse engañado. El resentimiento y la agresividad necesarias para romper las cadenas, una vez que ha hecho su trabajo debe dejarse atrás.


El odio no es una buena herramienta para la creación de una vida nueva, de nuevos valores. Así, para transitar hacia el superhombre y poder iniciar una nueva visión de la vida, entendida como obra de arte, el león debe transformarse en niño.


¿Qué es el niño frente al león y al camello? Según Nietzsche el niño es inocencia y olvido. En él no hay rencores, no hay resentimiento por el engaño y el dolor padecido. El niño es un comienzo, un jugar libre en el que se da a sí mismo las reglas de sus juegos.

Un tomarse la vida con alegría sin saber nada acerca de las normas, los valores y los viejos dioses. El niño es un nuevo comienzo, un deseo libre y una nueva promesa.

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png