Nietzsche y el superhombre

Actualizado: 19 oct 2021

Exposición detallada de los fundamentos centrales que definen la teoría nietzscheana del superhombre basada en una interpretación de su obra de madurez


Una vez recorrido todo el pensamiento de Nietzsche desde la crisis de la metafísica a la muerte de Dios, de la muerte de Dios al nihilismo, del nihilismo a su superación por medio del eterno retorno nos queda la última y quizá más conocida propuesta de Nietzsche que es la cristalización de toda la labor de transvaloración, de superación de los valores antiguos e inválidos, en un nuevo ser humano, calificado por Nietzsche como el superhombre.


Este último encuentro con el pensamiento de Nietzsche nos va a llevar por algunos de sus más bellos textos de su producción intelectual.


 

Antes de continuar con nuestro estudio de la teoría del superhombre en la obra de Nietzsche, si estás interesado en su filosofía y en profundizar en su conocimiento, te recomendamos este magnífico curso online que aborda las ideas nucleares de toda su producción intelectual.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!



¡Puedes verlo también en Youtube! Aquí te dejamos el enlace a la lista de reproducción de todos los capítulos:


https://youtube.com/playlist?list=PL9aTN4Co7wsnyzKzRzpF0q4jg06Wqm9DO



 




 

SÓLO DOS CAMINOS: ESPECTADORES O ACTORES


Una vez llegados al reconocimiento del nihilismo y a la comprensión del eterno retorno, Nietzsche señala la aparición de una bifurcación que exige una decisión. Comprendido todo el proceso que hemos ido exponiendo a lo largo de estos días, sólo caben dos caminos. El primero, asimilar todo lo dicho como una curiosidad, como una enseñanza histórica más, como el caprichoso pensamiento de un autor, es decir, rechazar todo lo enseñado por Nietzsche y seguir nadando en el nihilismo de los valores caducos o, el segundo, tomar todo lo aprendido, y abandonando la mala conciencia actuar. Aquí vamos a hallar la primera clave para la comprensión del superhombre.

El hombre que ha entendido a Nietzsche, y que él llama “el último hombre” es el que sabe lo que hay pero cínica y cobardemente, mira hacia otro lado. El superhombre, en cambio, es el que inicia la labor titánica que vamos a analizar hoy. Una tarea dura, dolorosa, pero extremadamente fecunda.

“¿Buscamos paz, felicidad y sosiego? No. Sólo la verdad, aunque pudiera ofrecérsenos al fin como terrible y repulsiva... Aquí se separan los caminos de los hombres; si aspiras a la paz del alma y a la felicidad, limítate a creer; si quieres ser discípulo de la verdad, investiga.”