Nietzsche y el cristianismo

Actualizado: 19 oct 2021

¿En qué ideas fundamentó Nietzsche su radical crítica al cristianismo? ¿Qué lugar ocupa esta religión en la precipitación de la cultura occidental en el nihilismo?



El enfrentamiento de Friedrich Nietzsche con el cristianismo es uno de los rasgos más conocidos de su filosofía. Pero... ¿qué llevó a Nietzsche a construir un de las críticas más duras y agresivas contra la religión?


La aventura filosófica de Nietzsche comenzó poco después de que finalizara sus estudios de filología clásica en los que pudo profundizar en la cultura y mitología de la Grecia clásica.


Estos estudios ofrecieron a Nietzsche un contacto directo con una forma de pensamiento y de concepción de la realidad completamente distinta a la mentalidad cristiana y a los valores sociales derivados que regían su tiempo. El vitalismo, la originalidad estética, la libertad y transgresión de los primeros filósofos presocráticos inspiraron a Nietzsche mostrándole una época en la que el ser humano estaba completamente liberado de las cadenas opresivas del monoteísmo.



 

Antes de continuar con nuestro estudio del tratamiento de la religión en la obra de Nietzsche, si estás interesado en su pensamiento y en profundizar más en su poderosa y transgresora filosofía, te recomendamos este magnífico curso online que hará las delicias de todos los amantes del pensamiento nietzscheano.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!




¡Puedes verlo también en Youtube! Aquí te dejamos el enlace a la lista de reproducción de todos los capítulos:


https://youtube.com/playlist?list=PL9aTN4Co7wsnyzKzRzpF0q4jg06Wqm9DO




El estudio del desarrollo de la filosofía griega en su etapa arcaica y clásica hizo a Nietzsche descubrir un cambio de orientación en el pensamiento filosófico griego que se inició con la figura de Platón.


Sus propuestas metafísicas comenzaron a desviar la mirada de los pensadores del mundo físico, corpóreo y sensible hacia un más allá eterno y trascendente llamado "mundo de las ideas".


La teoría de la inmortalidad y la transmigración de las almas, la concepción del artesano demiurgo y la consideración del mundo físico como meras sombras, copias o reflejos del verdadero mundo real situado más allá de las barreras de lo físico, fueron ideas asimiladas por el cristianismo en su fase de formación que arraigaron en el núcleo de su esquema doctrinal.