Nietzsche y el anticristo

Exposición detallada de las ideas fundamentales sostenidas por Friedrich Nietzsche en una de las últimas obras que constituyen su producción intelectual


El otoño de la vida de Friedrich Nietzsche (1844 - 1900) estuvo marcado por la enfermedad y por periodos de pérdida de su brillante lucidez mental. Así, en la última fase de su vida, el filósofo alemán redactó las obras más polémicas de su creación que muestran posturas menos refinadas y mucho más radicales que sus capitales obras de madurez. Asimismo, algunas de ellas fueron manipuladas por su hermana, de ahí que en algunos casos los textos sean mucho más turbios y oscuros que de costumbre


El Anticristo es una de esas obras últimas que refleja ideas típicas de la mentalidad nietzscheana expresadas con mayor gravedad y crudeza.

La diana principal de esta obra es una crítica directa contra el cristianismo, mentalidad religiosa sobre la que se sustentaban las costumbres sociales del momento.


Antes de continuar con nuestro estudio de el Anticristo de Nietzsche, si estás interesado en su pensamiento y en profundizar más en su poderosa y transgresora filosofía, te recomendamos este magnífico curso online que hará las delicias de todos los amantes del pensamiento nietzscheano.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!





El Anticristo comienza con una reflexión en torno a la búsqueda humana de la felicidad y su concepción a lo largo de la historia. Nietzsche reflexiona sobre las mutaciones que ha sufrido su definición a lo largo del tiempo, llegando a la conclusión de que cada individuo finalmente entiende por felicidad aquello que libremente ha establecido como meta de su vida. No hay, por tanto, posibilidad de hablar de una felicidad en sentido universal, común a todos los seres humanos de cualquier época o lugar.



"¿Qué es la felicidad?

La gran pregunta que sólo nosotros mismos nos podremos responder"



Las actividades, las ideas y pensamientos que ponen al ser humano en marcha, que le alejan de la vida pasiva y sumisa son, sin embargo, para Nietzsche las formas privilegiadas de alcanzar la felicidad. Así, Nietzsche se pregunta: "¿Qué es bueno? Todo lo que produce poder en el hombre" Es decir, todo lo que le lleva más allá de sus límites.


Pero si la actividad y el poder representan la nueva lectura del valor del bien, el mal será todo aquello que produce pasividad, debilidad e inacción en el ser humano:

"¿Qué es malo? Todo lo que produce debilidad al hombre. ¿Qué es felicidad? El sentimiento de que el poder crece. Los débiles padecen. ¿Qué es más dañino que cualquier vicio?

La compasión por los débiles, lo que hace el cristianismo."




"La superación de la idea de compasión"

Vemos en este breve fragmento cómo Nietzsche realiza una clara crítica al valor cristiano de la compasión. El punto negativo y asfixiante de este valor es su sentir aprecio, amor por la debilidad humana. Es el valor que estima lo enfermo, lo quebrado y lo doloroso.

En vez de impulsar al hombre a poner todo por su parte para erradicar del mundo todo lo dañino, todo lo doloroso, la compasión enseña a aceptarlo y a amarlo. En este aspecto, la compasión cristiana es, según Nietzsche un valor nihilista y aniquilador.



"La figura del sacerdote"


Otro punto de ls reflexiones de Nietzsche desarrolladas en el Anticristo es el análisis de la figura del sacerdote entendida como una representación, un recordatorio constante de la supuesta existencia de un ser superior. El sacerdote se transforma en la voz de la divinidad que valora, enjuicia y castiga, presentándose como el mediador necesario para el perdón.


El cristianismo, junto al resto de religiones hermanas que comparte con él las mismas orientaciones espirituales, ha hundido al ser humano en un mundo espiritual, ficticio e irreal, creando objetivos inalcanzables y pretendiendo que el hombre alcance su felicidad sustentándose sobre valores creados circunstancialmente en un momento determinado del tiempo.





Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png