Naturaleza en Aristóteles

¿Qué significa el término naturaleza para Aristóteles? Explicación detallada de este concepto fundamental de su física





 

El sentido del término naturaleza


 

Como gran conocedor del pasado filosófico y brillante creador de nuevos conceptos, Aristóteles mostró en su obra una visión de la naturaleza en la que pueden encontrarse las huellas de toda la tradición física anterior.


En la Metafísica nuestro autor ofrece cinco sentidos o definiciones para el término naturaleza que remiten, desde distintos puntos de vista, a una misma idea:


"La naturaleza ha de ser entendida como lo propio de los seres que poseen en sí mismos el principio de sus movimientos y cambios."


Es decir, los seres a los que les corresponde con verdad ser denominados naturales son aquellos que presentan un determinado grado de autonomía tanto en lo que hace a su propia conservación como en lo que respecta al desarrollo de un conjunto de procesos que van desde el desplazamiento local hasta la generación o la alteración de sus propiedades.



 

Esta primera caracterización nos hace vislumbrar dos rasgos fundamentales del mundo físico aristotélico:

- la pluralidad de los entes

- y su esencial vinculación con el movimiento.


El mundo natural, por tanto, está formado por una multiplicidad de seres que se presentan como sujetos de cambios constantes, idea acorde al modo en el que los milesios habían iniciado la reflexión filosófica sobre lo natural.


 

De manera consistente con lo anterior, Aristóteles vincula la naturaleza con el proceso de generación de las cosas que pueden crecer (Met.V 4, 1014b16). En este sentido, lo natural es aquello que llega a ser y que es susceptible de poseer cualidades alterables como la magnitud, de la cual se predica el aumento y la disminución.


Lo natural es, por tanto, aquello que nace, crece y se desarrolla por sus propios medios, hecho que nos lleva a entender que todas las cosas vivas son naturales aunque, como veremos, el término es extensible también a muchas entidades inanimadas.


En un segundo sentido, naturaleza es la esencia entendida como principio actualizador de los seres compuestos que conforman el mundo sublunar.


Dicho con las palabras del propio Aristóteles, la naturaleza es “lo primero a partir de lo cual comienza a crecer lo que crece siendo aquello inmanente en lo que crece” (Met.V 4, 1014b17) o, lo que es lo mismo, “aquello de donde se origina primeramente el movimiento que se da en las cosas que son por naturaleza y que es a cada una de éstas en tanto que existe.” (Met.V 4, 1014b18).