El nacimiento de la tragedia: Nietzsche

Actualizado: 19 oct 2021

Análisis de las tesis principales expuestas por el gran filosofo alemán Friedrich Nietzsche en su obra de juventud El nacimiento de la tragedia


Todo principio, en la filosofía, comienza en Grecia, el origen está siempre en los griegos. Por primera vez, en la historia de la humanidad, hace más de 2500 años, unos personajes, unos extranjeros, limítrofes, en la periferia de la hélade, no en el centro, en las regiones exteriores, no en Atenas, sino en Mileto, comenzaron a desarrollar una actividad completamente única y original que habría de transformar la historia de la humanidad.

Por primera vez, el ser humano inició un camino en solitario basado en la ruptura de la carga de los principios tradicionales.

Hace más de 2500 años en Grecia nació la filosofía.


Y si los griegos son el comienzo de la filosofía, en seguida, en seguida podremos comprobar cómo los griegos fueron también el comienzo del pensamiento de Nietzsche que arranca con su primera obra de juventud:

El nacimiento de la tragedia.


 

Antes de continuar con nuestro estudio de la primera obra de Nietzsche, si estás interesado en su filosofía y en profunizar en su conocimiento, te recomendamos este magnífico curso online que aborda las ideas nucleares de toda su producción intelectual.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!


¡Puedes verlo también en Youtube! Aquí te dejamos el enlace a la lista de reproducción de todos los capítulos:


https://youtube.com/playlist?list=PL9aTN4Co7wsnyzKzRzpF0q4jg06Wqm9DO




Aquí tienes un ejemplo:







Por ello es necesario hacer, en primer lugar, un pequeño paréntesis para repasar, brevemente, las características fundamentales del pensamiento filosófico en su nacimiento y ver cómo, el 80% de la filosofía de Nietzsche se sustenta en los ideales desarrollados y planteados en los albores de la filosofía por los presocráticos.


Por tanto, a continuación analizaremos cuáles son las principales características de la filosofía en su principio y, evidentemente, también de toda la historia de la filosofía.

Todo buen filósofo es realmente un buen filósofo porque cumple estos requisitos, si no, no es un gran filósofo.