Los fundamentos del utilitarismo ético de John Stuart Mill

Estudio detallado de los antecedentes que laten detrás del desarrollo de la ética utilitarista al calor de la revolución industrial británica




El utilitarismo como ética teleológica (es decir, como modelo de ética que busca la felicidad y que vincula esta felicidad la realización de actos útiles) tiene como mínimo cinco antecedentes filosóficos:


1.- El epicureísmo y el cálculo: para Epicuro la felicidad estaba vinculada a un cálculo de las consecuencias de nuestras acciones. Hacer el útil para hacernos felices significa, tanto para Bentham y Mill como para Epicuro, optar por el máximo bien y no por un bien total, perfecto e inalcanzable.


2.- El nominalismo:es una teoría defendida por Guillermo de según la cual los conceptos universales no existen. Son simplemente signos lingüísticos que tienen como objetivo simplificar la vida (es más sencillo decir 'hombre' que hacer una lista con todos los humanos). Los utilitaristas defienden también que la crítica del lenguaje y la necesidad de conceptos claros es fundamental para poder elaborar una filosofía porque bajo un concepto mal definido siempre se esconde la posibilidad de manipulación o el intento de controlar las conductas. (los valores como la amistad o la generosidad, e incluso a justicia, realmente son palabras complejas que si se desgranan indican claramente a la noción de utilidad.”


3.- Francis Bacon y la teoría de los ídolos. Para este filósofo del Renacimiento "ídolos" son todo lo que nos impide pensar libremente y, por tanto, nos obliga a hacer mala filosofía (la tradición, los conocimientos que no superan la experiencia práctica, los conceptos mal formulados, el respeto atávico por pasado). También los utilitaristas consideran que es un error muy habitual en la filosofía sacrificar los ídolos en vez de tener presentes los hechos.



Antes de continuar con nuestro estudio de los fundamentos del utilitarismo si estás interesado en cuestiones relacionadas con el comportamiento humano, los resortes de la acción y el análisis ético, te recomendamos este magnífico curso online en el que se aborda la visión de los tres más importantes e influyentes pensadores que han desarrollado su obra intelectual en torno al problema de la voluntad, la consciencia, el bien, el mal y la libertad, destacándose entre ellos el principal teórico del utilitarismo, el discípulo de Bentham, John Stuart Mill.


¡Una verdadera joya que no puedes perderte!



4.- El empirismo y, especialmente, Hume. el emotivismo. Para el filósofo escocés, los conceptos morales se fundamentan en emociones o derivan y, por tanto, no pueden ser evaluados en sí mismo ni comparados jerárqiuicamente. Ninguna emoción es mejor o peor que otra de ahí que todaslas emociones y sentimientos humanos deben ser tomados como igualmente importantes pero sólo como guía aquellos que el cálculo indique más beneficiosos para un mayor número de personas. No se puede valorar en sentido absoluto ni apelando a ningún tipo de valor supremo si el sentimiento de amor entre dos personas del mismo sexo es superior, igual o inferior al de dos de sexo diferente, los sentimientos son iguales. No obstante sí se puede calcular si la atención a este hecho y su inclusión en el marco legal va a traer más felicidad o no a un mayor número de personas.


Los utilitaristas consideran que existe realmente -y funciona bien como criterio en la práctica- una manera de evaluar los actos morales. Objetivamente es mejor aquel acto que procura más bienestar al mayor número de personas, no el más emotivo.


5.- El liberalismo ilustrado, en la medida que el utilitarismo se manifiesta contra toda tutela moral. Cada uno debe ser libre y responsable de sus actos y la autonomía personal -entendida como el contrario al paternalismo- es la base de la responsabilidad moral que nadie puede degradar bajo excusas comunitaristas, trascendentales, axiológicas o religiosas.

En su libro Introducción a los principios de la moral y de la legislación, Jeremy Bentham define así la ética:


La ética, en general, puede ser definida como el arte de dirigir las acciones de los hombres en la producción de la mayor cantidad posible de felicidad para la parte de aquellos, cuyos intereses están a la vista [es decir, para los miembros de la sociedad que tienen intereses”.


UNA ÉTICA PÚBLICA


En otras palabras: la ética utilitarista es una ética pública, dirigida a la felicidad a través de la utilidad. Debemos hacernos felices como sujetos, haciendo lo que sea útil y no guiándonos por consideraciones ajenas pero al contrario que la ética aristotélica y la kantiana que eran éticas muy individualistas en las que cada uno debía cuidarse para alcanzar la felicidad, Mill considera como imprescindible para la ética la vertiente pública y la preocupación pro los demás. Es decir, lo más ético de todo no es sólo por granjearse la felicidad personal o la dignidad de uno sino esforzarse en lograr la felicidad para la mayor parte de personas posibles. Esta afirmación, sin duda, deja a Aristóteles y a Kant a la latura del egoísmo más profundo.




Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png