La filosofía de Albert Camus

Rasgos principales del pensamiento existencialista del filósofo Albert Camus





ALBERT CAMUS



Si bien Sartre y Camus fueron coetáneos, Camus era ocho años más joven que Sartre cuya obra le influenció directamente. Si bien ambos autores son clasificados generalmente bajo la categoría del existencialismo Camus rechazó este término y no se sintió nunca ligado a él porque consideraba que ello le obligaba a comprometerse con la tradición existencialista cristiana. Tal como veremos más adelante, la búsqueda de consuelo en Dios no era para Camus más que un cierre en falso frente a los problemas del sinsentido de la existencia humana.



Antes de continuar con el estudio de la propuesta filosófica de Camus, si estás interesado en la Historia de la Filosofía y las grandes figuras del pensamiento filosófico, te recomendamos los cursos y conferencias del

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia


¡La mejor oferta filosófica que encontrarás en internet!






En lo que respecta a Sartre, si bien su obra tuvo un gran impacto sobre el pensamiento de Camus, ambos mantuvieron una relación personal marcada por la tensión. Desde el punto de vista filosófico, para Camus el existencialismo de Sartre era demasiado teórico y no abordaba con la profundidad necesaria el problema práctico derivado del existencialismo. De alguna manera, para Camus, Sartre se limita a describir teóricamente el marco existencialista sin atreverse a proponer una respuesta sobre cómo debe ser la vida una vez asumido el sinsentido.


A pesar de estas tensiones, es posible señalar un conjunto de semejanzas y diferencias importantes entre ambos autores.




SEMEJANZAS CON LA FILOSOFÍA

DE SARTRE




En primer lugar, tanto Sartre como Camus comparten lo que en la sesión anterior

habíamos denominado “giro socrático”. Es decir, la convicción de que el tema fundamental de la filosofía debe ser el ser humano considerado desde el punto de vista concreto e individual. Por tanto, la filosofía no debe ser un estudio sobre el cosmos ni tampoco una especie de antropología teórica que hable del ser humano en general sino una reflexión sobre el yo del individuo concreto.

En segundo lugar ambos autores comparten el ateísmo bajo la convicción de que el recurso a Dios para dar sentido al ser humano es ilegítimo y falso. Hemos de asumir la absoluta falta de sentido de la existencia – la náusea- y no recurrir en ningún caso a Dios para tratar de suprimir las contradicciones propias de la vida.




DIFERENCIAS CON LA FILOSOFÍA

DE SARTRE



En lo que respecta a las diferencias es necesario destacar la distinta visión que ambos poseían de Francia. Sartre era un descendiente de alemanes criado en una familia burguesa y extremadamente culta. En cambio, Camus había nacido en Argelia, descendiente de españoles, en una familia pobre y completamente ajena a la cultura.

En segundo lugar, Camus consideraba que el empleo que Sartre había hecho del método fenomenológico para establecer las bases de su existencialismo era incorrecto. El problema de la fenomenología es que transforma automáticamente los fenómenos en esencias. De ello, y de las lecturas de Husserl y de Heidegger, deriva el sesgo demasiado teórico de las obras de Sartre.




OBRA Y COMPOSICIÓN LITERARIA



En lo que respecta a su obra podemos preguntarnos si Camus fue realmente un filósofo ya que, a lo largo de su vida, no escribió ningún texto que encaje perfectamente bajo la definición de obra o tratado filosófico. Camus se dedicó fundamentalmente a escribir ensayos en los cuales más que argumentar


sistemáticamente sus posiciones realizaba una labor de pensamiento mucho más libre. Sus dos ensayos fundamentales son El mito de Sísifo y El hombre rebelde, ambos a medio camino entre la filosofía y la literatura. Es importante subrayar el tono asertivo y comprometido que Camus usa en sus textos en los cuales más que exponer una teoría presenta su opinión íntima y personal respecto de las cuestiones tratadas.

Sin embargo, Camus no se limitó al ensayo sino que entró también en la literatura, concretamente en el teatro y la nivela. Esta elección explica todavía más el interés que Camus tenía sobre el hombre concreto de carne y hueso. El teatro permitía un grado de concreción tan alto que evitaba cualquier pretensión de hacer pura teoría o abstracción.




BIOGRAFÍA



Albert Camus nació en la localidad argelina de Mondovi (actualmente llamada Drean) el 7 de noviembre de 1913, cuando el país africano estaba bajo dominio francés. Su padre Lucien Auguste Camus era un modesto agricultor galo que falleció a los pocos meses de su nacimiento en la batalla del Marne, y su madre Catherine Helen Sintes era de origen español (concretamente de Menorca) que tuvo que trabajar como empleada de hogar para sacar adelante a sus hijos Lucien y Albert.


Camus fue un niño amante de los deportes y muy aplicado en los estudios que consiguió una beca para estudiar en la Universidad de Argel la carrera de Filosofía y Letras con la esperanza de acabar impartiendo clases. Este último propósito no pudo llevarlo a cabo al contraer la tuberculosis. Al mismo tiempo que estudiaba, Camus trabajó en diversos oficios para ayudar económicamente a su madre. Gran amante del teatro, creó, dirigió y actuó en una compañía amateur llamada “Theatre du Travail” (posteriormente rebautizada como “Theatre de L’Equipe”), fundada en principio para audiencias de clase trabajadora.

A mediados de los años 30 se unió al Partido Comunista y por esa época realizó

muchos viajes escribiendo sus impresiones en títulos como “El Revés y El Derecho (L’Envers at l’end