La ética de Spinoza

Explicación detallada de los puntos fundamentales de la filosofía de Baruch Spinoza con especial atención a su ética





ÉTICA DEMOSTRADA

SEGÚN EL ORDEN GEOMÉTRICO



La Ética demostrada según el orden geométrico -Ethica more geométrico demonstrata- constituye la obra de Spinoza con mayor influjo sobre el pensamiento posterior. En ella podemos encontrar una clara ejemplificación del espíritu moderno absolutamente centrado en la meta de someter y reducir todos los aspectos de la realidad a nociones matemáticas y cuantificables. En esta obra hallamos el ideal profundamente cartesiano de reducir el conocimiento del mundo a la objetividad y exactitud de las matemáticas.


Las cinco partes de la Ética están dedicadas, cada una, a un tema específico. La primera trata de Dios. Sin embargo, es necesario aclarar en este punto que el Dios de Spinoza es profundamente diferente al Dios del teísmo, es decir, al Dios de las religiones.


Para Spinoza Dios se identifica con la naturaleza (deus sive natura), es decir, son dos términos sinónimos. Este dios-naturaleza es concebido primariamente como una potencia infinita de creación que, sin embargo, no tiene ninguno de los rasgos voluntaristas de la divinidad cristiana tales como la inteligencia, la bondad o la justicia. Tal como veremos a lo largo de nuestro viaje por el pensamiento moderno, cada uno de los pensadores ofrecerá su propia concepción particular de la divinidad conformando las características de lo que se conoce como “dios filosófico” que no debemos confundir, en ningún caso, con las concepciones religiosas.



Antes de seguir con el estudio de la ética de Spinoza, si eres un amante de la filosofía y estás interesado en su historia así como por sus grandes representantes, te recomendamos los excelentes cursos online ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia





La importancia que Spinoza, fiel seguidor de Descartes, ofreció al método matemático en el desarrollo de la filosofía puede comprobarse en la propia estructura de la ética conformada, de modo sistemático, por axiomas, definiciones, proposiciones, corolarios, escolios y conclusiones. Todo el sistema intenta seguir un orden lógico férreo con el fin de definir con la máxima racionalidad y universalidad posibles el camino para alcanzar la felicidad.

El libro primero de la Ética empieza con las definiciones de los conceptos básicos, los más simples de todo el sistema. En la primera y la segunda parte de la obra Spinoza explica la estructura metafísica del mundo, que es previa y necesaria para el verdadero interés de la obra, que como su título indica es eminentemente ético, moral.



LA DEFINICIÓN GENÉTICA





Es decir, el objetivo perseguido es hallar el camino para alcanzar la felicidad, la alegría, gracias al conocimiento de Dios y a la fusión en él. No obstante, para poder alcanzar este logro es necesario poseer previamente un conocimiento correcto acerca de la estructura del mundo.

Para Spinoza sólo hay un tipo correcto de definición: la definición genética. Este tipo peculiar de definición consiste en describir una cosa atendiendo a su origen o causa. Es decir, no se trata de enumerar cualidades o de definir su utilidad, sino de determinar la causa de su existencia o causa próxima.




Pero si la única definición correcta es la que se remonta a la causa próxima del ente por el que preguntamos, entonces para no caer en un regressus ad infinutum, necesariamente deberemos empezar por aquel ente que es su propia causa próxima: la causa de sí o causa sui, es decir, Dios-naturaleza.


La definición 1, la de causa sui, tiene dos partes: la primera es ontológica, la segunda epistemológica.


I. Por causa de sí entiendo aquello cuya esencia implica la existencia, o, lo que es lo mismo, aquello, cuya naturaleza sólo puede concebirse como existente.

Causa de sí (Dios-naturaleza) es, en primer lugar, aquel ente cuya propia definición entendida como perfección implica la posesión de todas las cualidades y propiedades posibles entre las cuales, evidentemente, se halla la existencia. Por tanto, la esencia o definición de la causa sui implica necesariamente su existencia. En segundo lugar, causa sui es también aquello cuya esencia sólo puede ser pensada o concebida como existiendo. Es decir, al igual que no podemos pensar en un círculo cuadrado, desde el punto de vista lógico tampoco podemos definir algo como “poseedor de todas las propiedades posibles” y negarle, al mismo tiempo, la propiedad de la existencia.