El agua en la filosofía de Tales de Mileto

Actualizado: 2 de dic de 2020

La explicación fisicalista del mundo y el rechazo de los dioses en la nueva filosofía de la naturaleza de los presocráticos




La lectura de las noticias conservadas de la filosofía de Tales, la primera de ellas conservada en la Física de Simplicio, nos muestra al pare de la filosofía como "el primero en mostrar a los griegos la investigación de la naturaleza". Simplicio añade que aunque le precedieron muchos otros en esta labor, "les aventajó tanto que los eclipsó a todos".



Antes de continuar con nuestro estudio del papel del agua en la filosofía de Tales de Mileto, si estás interesado en este apasionante periodo de la historia de la filosofía -la etapa presocrática- te recomendamos estos excelentes cursos online que abordan, desde un punto de vista académico riguroso a la vez que ameno, de forma completa esta fase del pensamiento griego.

¡Dos verdaderas joyas que no debes perderte!





A continuación podrás ver, en su canal de Youtube, una sesión dedicada precisamente al pensamiento de Tales de Mileto y al lugar del agua en su esquema físico.






Tales es, por tanto, como el primer representante de una actividad completamente nueva y jamás practicada hasta entonces es decir Simplicio

nos muestra cómo ya desde el comienzo la filosofía se presenta a sí misma como una actividad completamente inédita que no tiene nada que ver con otras formas de pensamiento.


Pero en qué no vocales cuál fue su gran mérito para tener el grandísimo honor de ser llamado el primero de una tan larga e importante cadena como la de la filosofía tal como lo señala Simplicio.

Tal vez se distinguió de todos los que le precedieron porque fue el primero atentos en mostrar a los griegos la investigación sobre la naturaleza y aquí el término investigación es absolutamente capital. Si lo pensamos por un momento en primer lugar toda investigación implica una búsqueda una inquietud una especie de deseo de no permanecer en el lugar cognoscitivo en el entorno mental en el que habitualmente estamos.


Toda investigación así revela la necesidad de buscar una respuesta nueva de una resolución todavía desconocida a un problema importante y implica algo profundamente interesante y es que hay conocimientos hay ideas

hay verdades relevantes importantes para los seres humanos cuya respuesta no está contenida en los relatos religiosos y mitológicos tradicionales.


Los problemas nos están mostrando Simplicio en este brevísimo texto sobrepasan a la religión no se agotan en ella y exigen de nosotros un esfuerzo intelectual de verdadera búsqueda. No basta con la tradición ni con las palabras de los dioses.


Todo ello aunque muy hermoso es radicalmente insuficiente para el hombre.

Aquí por tanto se nos presenta la filosofía como una actividad netamente activa no pasiva una actividad en la que el sujeto no se puede limitar simplemente a recibir a repetir conocimientos sino como una actividad en la que cada sujeto debe poner de algún modo en marcha su individual esfuerzo por hallar

verdades nuevas.


Pero en segundo lugar una investigación también es un tipo de actividad que sólo pueden desarrollar los seres humanos ni los dioses ni los animales investigan sino solamente los seres humanos lo hacen

con esa sed de saber con ese afán que parte por un lado del reconocimiento de nuestra propia ignorancia del hecho de que no lo sabemos todo que somos muy pobres en conocimiento y por el otro lado también

del reconocimiento del hecho evidente de que al menos podemos ampliar nuestros conocimientos de que efectivamente tenemos la posibilidad de ir más allá de lo ya conocido.


Los dioses no necesitan investigar porque ya lo saben absolutamente todo y los animales no pueden investigar porque no comprenden solamente el ser humano esa criatura única intermedia a medio camino entre animales

y dioses es esa criatura que no sabe pero que puede descubrir verdades nuevas solamente el ser humano está llamado a la filosofía.


Así tal fue el primero en inaugurar una forma de relacionarse con el mundo esencialmente activa y propiamente humana.


La filosofía y continuó nuestro texto diciendo "y aunque le precedieron muchos otros según Teofrasto cree también les aventajó tanto que los eclipsó a todos".


Qué nos está diciendo aquel Simplicio si bien Tales de Mileto no fue el primero claramente en intentardar una respuesta al porqué del cosmos a sus estructuras a sus transformaciones a su composición.


Sin embargo aunque él no fue el primero la forma en la que tales planteó el enfoque y la respuesta a esta cuestión tan importante hizo que eclipsará a todos los sabios a todos los poetas a todos los sacerdotes a todos los que le precedieron. Observamos por tanto fijaros la importancia de esta afirmación que hace Simplicio que Simplicio se atreve a poner por escrito un ser humano simple ser humano. En realidad un cualquiera.

Para las sociedades férreamente estamentales de la época que hemos estudiado un sujeto que carecía de cualquier prerrogativa a un sujeto que no tenía ninguna dignidad especial que no era un rey no era un sacerdote no era un general un sujeto cualquiera pudo aventajar a todos los relatos divinos conocidos

hasta entonces para explicar el mundo la totalidad del cosmos.

Estamos literalmente ante el instante más emocionante de la filosofía aquel en el que el ser humano

cruzó una frontera hasta entonces absolutamente vedada y además sin retorno una frontera que le llevará pasito a paso atrevimiento tras atrevimiento a la construcción lenta pero imparable de su autonomía

y libertad intelectual y nuestra primera noticia se cierra de la siguiente forma.

Se dice que no dejó nada por escrito excepto la llamada Astrología náutica.

Aquí claramente aparece el grave problema que hemos estudiado en las sesiones anteriores de la pobreza de nuestras fuentes.

Como podéis observar ni siquiera Simplicio está del todo seguro si tales escribió



Se va diciendo sin embargo a pesar de estas dudas a pesar de ello el libro que se le atribuye a Tales de Mileto tiene un título extremadamente importante e interesante para nuestra comprensión para nuestro

interés sobre los comienzos sobre los albores de la filosofía.

Fijaros la obra que Simplicio dice que otros dicen que se atribuye a tales se titula Astrología náutica un título simple pero que sin embargo nos ofrece muchísima información en primer lugar se nos informa

del interés astronómico de tales es decir de su estudio observación de las estrellas y de los astros

del firmamento.

Pero el adjetivo que acompaña a esta astrología nos muestra que su estudio es una investigación que

tiene un objetivo muy especial y muy bien definido el escrutinio de los cielos de tales como podemos

ver no busca honrar a los dioses sino servir a los hombres ya que se trata de un estudio astronómico

para la navegación para permitir el comercio humano que como todos bien sabemos fue el principal factor

que enriqueció y elevó el nivel de vida de la sociedad griega hasta hacerla llegar como todos sabemos

al cénit del período clásico.

Los mármoles del Partenón y el oro que recubría la estatua colosal de Atenea que había en su interior

fueron financiados y pagados gracias al comercio del aceite de oliva del vino y de la cerámica griega

que fue difundida por todo el Mediterráneo y por ellos y sus barcos.

Los griegos no habrían sido nadie así que nuestra primera noticia esta noticia de Simplicio es sin duda

breve.

Pero como acabamos de ver si se lee despacio con detenimiento intensamente rica en detalles vayamos

ahora a nuestra segunda noticia a la segunda noticia de nuestra selección de textos que en este caso

debemos a Diógenes Laercio y que amplía un poco más la información que ya nos ha dado Simplicio nos

dice Diógenes Laercio y según algunos no dejó nada escrito excepto la Astrología náutica Calímaco.

Lo conoce además como el descubridor de la Osa Menor pero según otros escribió solamente dos obras sobre

el solsticio y Sobre el equinoccio.

Esta noticia también es extremadamente importante porque en ella a tales se le atribuye algo más el

descubrimiento de una nueva estrella.

Esta afirmación como podéis ya prever era terriblemente escandalosa para la época y es que el cielo

el firmamento para los hombres de la época letales era el lugar de la divinidad el espacio exclusivo

de los dioses y que tal vez se dedicara a escudriñar lo sin ser un sacerdote sin ser un augur o un adivino.

Era algo bastante raro pero que encima se atreviera a descubrir dentro del espacio de lo divino una

nueva divinidad un nuevo Dios una nueva estrella es algo completamente anómalo un ser humano normal

y corriente descubre nuevos dioses desconocidos para los grandes sacerdotes y para los textos sagrados.

Qué extraño y a continuación Diógenes le atribuye como acabamos de ver dos libros nuevos que no recogía

Simplicio titulados sobre el solsticio y Sobre el equinoccio como podemos ver estas dos obras también

nos vendrían a indicar este estudio este escrutinio empírico del firmamento por parte de tales en este

caso un estudio de las posiciones del Sol a lo largo del año.

Y efectivamente que tienen también una aplicación un provecho práctico en este caso para y para las

cosechas de los hombres curiosamente por cierto también Copérnico estudió específicamente el solsticio

y el equinoccio para dar lugar a esa gran segunda revolución en la astronomía que protagonizó el Renacimiento.

Parece que cada vez que el ser humano levanta sus ojos al cielo se arma una buena y la historia de la

humanidad cambia completamente.

De hecho el estudio de las estrellas ha sido más de una vez en nuestra propia historia.

El motor de transformación de las cosas de aquí abajo así que quizá de vez en cuando sea bueno eso de

tener la cabeza a las nubes.

Vamos por tanto al tercer texto a la tercera noticia de nuestra selección que en este caso debemos a

Ezio nos dice a Ezio tras dedicarse al estudio de la sabiduría en Egipto vino a Mileto cuando era mucho

más viejo.

Este es también un fragmento cortísimo pero también de una enorme relevancia.

Y es que en la mentalidad de los tiempos de tales para que un conocimiento atentos fuese considerado

como válido como interesante como respetable como verdadero era absolutamente necesario acreditar su

antigüedad.

Es decir el prestigio de una idea de una teoría estaba fuertemente vinculado con su relación con su

pertenencia a una supuesta sabiduría originaria y primordial.

Dicho de una forma más sencilla cuanto más antiguo fuese un saber más verdadero era como si no el barniz

del tiempo hiciera que las teorías ganaran más verdad.

Así que fijaron el concepto de lo nuevo para los antiguos era algo realmente absurdo era poco fiable

algo ante lo que se aconsejaba más bien sentir recelos algo que carecía realmente de verdadera credibilidad.

Justo al contrario por tanto de lo que ocurre en nuestros días en nuestros días desde el punto de vista

del conocimiento epistemológicamente hablando lo nuevo es lo más valioso y lo viejo es lo que normalmente

suele estar desactualizado en nuestros días.

Lo más recomendable es buscar siempre el último descubrimiento la última y la más actualizada publicación

científica.

La última tecnología el último invento hoy en día la innovación es la piedra de toque del saber mientras

que la antigüedad era más bien el camino directo a poder recibir una paliza o al ser condenado a muerte

como veremos con el caso de Sócrates.

Pues bien Egipto precisamente era en detalles el símbolo primordial para los griegos de esa antigua

sabiduría a la que había que aferrarse ya que había que aprender para poder apuntalar el punto de vista

de un Egipto era por tanto el lugar al que había que ir para poder formarse y conocer las más antiguas

ciertas y profundas verdades.

Así que fijaos lo que está haciendo aquí.

Esto es literalmente vincular a tales con un supuesto viaje a Egipto que no sabemos si realizó o no

pero con ello metafóricamente lo que aquí Aecio nos está mostrando es que para hacer filosofía en primer

lugar es necesario conocer la tradición es decir no podemos plantearnos este viaje ni comenzar el camino

de la filosofía dando la espalda a nuestra rica y compleja cultura hemos de entenderla muy bien hemos

de estudiarla muy bien porque de lo contrario cometeremos el gravísimo error tan común de mezclar ideas

de mezclar los autores con otros y lo peor de traer al presente lo que realmente tiene que ser comprendido

en su contexto cultural de ese antiquísimo pasado que estamos estudiando.

Por tanto según Aecio tales fue Egipto y aprendió allí la cultura y el pasado de los sacerdotes egipcios.

Pero lo más importante es que tales no se quedó en Egipto no se transformó en un sacerdote sino que

regresó a su ciudad natal que lo hiciera cuando era más viejo.

Quiere decir que lo hizo cuando era mucho más sabio cuando había entendido la tradición fue cuando tales

estuvo ya preparado para criticar cuando tales estuvo por fin preparado para filosofar.

Además esta idea final del retorno a Mileto simboliza bellamente también un retorno a la ignorancia

es decir un regreso al estado primordial a ese estado originario del comienzo de absoluto desconocimiento.

La formación de tales en Egipto no significa por tanto el final de su viaje sino precisamente lo contrario

su comienzo pues precisamente lo que nos muestra la filosofía es que tras aprender lo que tenemos que

hacer es volver a calibrar el nivel de nuestra propia ignorancia.

Cuanto más aprendemos más conscientes debemos ser de lo que no sabemos.

De lo poco que sabemos acerca del mundo cuanto más sabemos más retornamos a Mileto

Vamos ahora con la lectura de una de las noticias más importantes conservadas acerca de la filosofía

de tales.

Pasamos ahora de estas poquísimas líneas que hemos estudiado hasta ahora a un texto mucho más largo

mucho más complejo.

Qué debemos concretamente a Aristóteles que fue redactado recogido por Aristóteles en su tratado metafísica.

Atentos nos dice Aristóteles la mayoría de los que primero filosofar son consideró que los principios

de todas las cosas eran solo los que tienen aspecto material.

Aquí tenemos efectivamente la primera y clarísima formulación del contenido de la teoría física de tales.

Y en ella vemos desplegado en todo su esplendor ese principio de la necesaria homogeneidad entre la

causa y el efecto que habíamos dicho que exigía la filosofía de tales solamente causas materiales y

causas físicas pueden ser empleadas para explicar la naturaleza física y material así que la mayoría

de los que primero filosofar son consideró que los principios de todas las cosas eran sólo los que tienen