Kant: lo sublime

Actualizado: mar 12

Explicación detallada de la analítica de lo sublime expuesta por Immanuel Kant en la Crítica del juicio


Kant, con anterioridad a su análisis de los sublime, sostuvo que los

juicios del gusto empírico estaban basados en sensaciones materiales y que esto simplemente hacía referencia a lo que es agradable y por tanto al

deleite, frente a los juicios del gusto puro, que son juicios sobre lo bello que dan placer.

A lo sublime, por su parte, se le pondrá otro acento, pues ni

deleita, ni place pero sí conmueve. Su propio nombre nos lo dice pues sublimar consiste en el paso del sólido al gas, por tanto el término guarda una

connotación de elevación, de una cierta espiritualización. Así sublimar haría referencia a una conmoción a través de una elevación. En este caso lo

sublime para Kant, se distinguirá entre lo sublime matemático y lo sublime dinámico. Lo sublime matemático tendrá que ver con las cantidades, lo

dinámico tendrá que ver con la energía, la dinamis, con el movimiento.



Antes de continuar con nuestro estudio de la noción de lo sublime en la obra de Kant, si estás interesado en la historia de la filosofía y en profundizar en el estudio de su obra y en el de las grandes figuras del pensamiento occidental, te recomendamos los excelentes cursos ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia



Si estás interesado en la ética de Kant te recomendamos este excelente curso que analiza sus desarrollos en comparación con las visiones de Aristóteles y John Sturart Mill.

Además en su Canal de Youtube encontrarás numerosas clases en abierto que repasan toda la historia de la filosofía desde los presocráticos hasta Nietzsche. ¡Échale un ojo a esta sobre el imperativo categórico!




- Lo sublime matemático


Kan nos dice que llamamos sublime, desde el punto de vista matemático, a aquello que es grande sin más. Decirsin más que algo es grande es

algo muy diferente a decir que es grande sin mas. Es decir, esto último es aquello que esgrande por encima de toda comparación,

inconmensurablemente grande, es decir,tan grande que rompe el diálogo de lo mensurable, de lo medible.

Sin embargo, Kant no se queda conforme y va ofreciendo otras definiciones que aclaran más este concepto de sublimidad matemática, señalando que

la definición anterior también puede expresarse del siguiente modo: sublime es aquello en comparación con lo cual todo lo demás es pequeño.



Luego lo sublime tiene que ver con la magnitud pero no es una magnitud hasta tal punto que todo lo mensurable queda pequeño. Así entonces Kant

llega a la conclusión de que lo sublime es aquello que aun pudiendo tan solo ser pensado, hace patente una capacidad del alma que sobrepasa

cualquier patrón de medida de los sentidos. Lo que kant propone por tanto, es algo que puede ser pensado pero que no puede ser experimentado

en términos sensibles.



- El papel de la imaginación en lo sublime


Hemos dicho, que la clave de lo bello era una concordanciaentre aquellos objetos realizados por la imaginación en su uso libre y por consiguiente

sin atender a leyes, y que eran, sin embargo, como si hubieran sido hechas por el entendimiento sometido a las leyes. Por tanto, en lo bello, la

imaginación era la clave, pues era capaz de formalizar unos datos sensibles y construir un todo propositivo pero concordando analógicamente con el

entendimiento. Ahora por el contrario tenemos algo que es sublime porque no tiene comparación. Así dirá Kant que cuando juzgamos sobre lo

sublime, no juzgamos como ocurría con lo bello, sobre un objeto, no es que haya objetos sublimes sino que esos objetos despiertan una capacidad

del ánimo. Lo que ve el sujeto es su inconmensurabilidad, o lo que es igual, ahora la imaginación siempre se queda corta, estrecha, la imaginación

resulta insuficiente para poder formalizar los datos sensibles, porque no nos llegan los datos sensibles en su totalidad. De modo que esa totalidad es

imposible para nuestra imaginación.¿Sería alguien capaz de contar el número de estrellas? Así, en lo sublime hay una interrupción, una insuficiencia

de la imaginación.


- Un movimiento de doble sentimiento


Por otro lado, el movimiento de lo sublime, es un movimiento de doble sentimiento. Por un lado el sentimiento de impotencia, de insuficiencia de

nuestra imaginación que es sin embargo motivo de conmoción de una cierta capacidad que está en nuestra razón en la que hay una idea de

infinitud y que nos hace tomar conciencia del alto momento de nuestra capacidad de ánimo, es decir nos sublima, nos pone por encima de la

imaginación.


En este sentido, el ser humano no está sometido en sus sentimientos a lo que simplemente organiza y ordena la imaginación sino que también

es capaz de sobrepasar la imaginación dado que hay en la razón ideas que proyectan la infinitud. Así, en el ánimo del hombre, se encuentra

algo capaz de hacerse cargo de la idea de infinitud. Por tanto, este movimiento será un movimiento doble, por un lado de decepciónde la

imaginación, pero así mismo de elevación del ánimo humano que sabe que en su razón hay un infinito.


- La sublimidad de la naturaleza


Kant añade que la naturaleza es sublime en aquellos de sus fenómenos cuya intuición lleva consigo la idea de su infinitud, lo cual no puede

suceder sino mediante la falta de adecuación. Así, incluso en el máximo esfuerzo de nuestra imaginación para la estimación de la magnitud de un

objeto, hay una incapacidad para estimar esa magnitud. A partir de ahí, nos dice Kant, se ve también que la verdadera sublimidad sólo tiene que

buscarse en el ánimo de quien la enjuicia, no en el objeto de la naturaleza. Para Kant, esta sublimidad, no es sino el movimiento de una elevación

del hombre que sabe que en su espíritu está la idea misma de infinitud y esto es una razón que ahora ya no está en concordancia sino en conflicto

con la imaginación.



-Lo sublime dinámico


Antes de comprender lo que puede ser lo sublime dinámico es preciso hacer algunas definiciones. Según Kant, poder, es una capacidad que se

sobrepone a grandes espacios. Y se llama fuerza a aquello que se sobrepone a la resistencia de aquello que tiene poder. La naturaleza es

dinámicamente sublime cuando tiene poder de sobrepasar grandes espacios, pero este poder no es capaz de sobreponerse sobre la fuerza. Kant

afirma en este sentido que la naturaleza es dinámicamente sublime porque tiene poder, y no fuerza sobre nosotros.

Kant ahora está acercándose a otra especie de analogía que va a dar el salto no ya desde la facultad de conocer al sentimiento de placer o displacer

sinodesde la capacidad de querer, de desear, al sentimiento de placer o displacer. Los juicios morales están fundados en la facultad de querer de

la razón que mediante principios de carácter categórico, es capaz de gobernar la voluntad. Lo que Kant está haciendo constantemente mediante este

mecanismo que es el de la analogía es trazar los puentes entre la necesidad y la libertad, entre la facultad de conocer y la facultad de desear. Ahora nos

aparece ya una analogía entre el mundo moral y el mundo estético. Podríamos a decir que se empiezan a tender unos puentes entre el mundo moral y

el estético, pero esos puentes serán todavía más concretos en el final de la CJ.





LA DIALÉCTICA DEL JUICIO ESTÉTICO




Hasta ahora hemos hablando de una analítica, es decir, hemos estado analizando qué significa eso de ser bello cuando decimos en un juicio Esta flor

es bella. Pero ahora de estos juicios vamos a ver su aspecto relacional. En la Dialéctica Kant viene a hacer una transferencia de los mecanismos de

investigación que ha probado en la analítica. Ahora nuestro autor, trata de cuestionarse no solamente qué es el juicio sino cómo se produce este

juicio, es decir, aclarar por qué camino se llega a ellos. Y en este punto no tiene más remedio que adentrarse en la cuestión del arte produciéndose un

cambio en el tono de su discurso. Es decir, si hasta ahora el tono venía en clave de naturaleza, ahora vendrá en clave de libertad. Aquí se empiezan a

dar los movimientos más interesantes de la CJ, pero también empiezan a verse más las inestabilidades y sus subterráneos.


- Diferencias entre el modo de obrar de la naturaleza y del hombre


Kant nos dice que el arte se diferencia de la naturaleza como el hacer del obrar o efectuar, es decir del producir efectos mediante una causa.

Así entonces le correspondería al arte el facere, el hacer y a la naturaleza le correspondería el efectuar. En base a esto, se establece también una

diferencia entre el producto o la consecuencia del primero y el la de la segunda. Así,el producto del arte se llamará obra y el de la naturaleza efecto.

Pero hablando en sentido estricto, para Kant sólo debería llamarse arte a la producción mediante libertad, esto es, mediante una voluntad libre

que pone a la razón como fundamento del arte. Entonces cuando las abejas hacen sus panales no hay, libertad no hay una voluntad libre que ha

decidido sino determinación necesaria. Por el contrario el hombre es capaz de formular libremente formas a través de decisiones hechas por su

voluntad que son cambiantes, variables, sin obedecer a leyes o al menos leyes de este tipo.


- El arte de genio


Ahora entraremos en uno de los subterráneos de la CJ. Y nos vamos a ir para ello a lo que Kant llama genio y por consiguiente arte de genio. A

propósito de un producto del arte bello, Kant nos dice que en primer lugar se debe ser consciente de que es arte y no naturaleza. Es decir, el arte

debe mostrarse arte y no naturaleza en el sentido de que no podemos dudar si esto es arte o si es naturaleza. Sin embargo, en segundo lugar la

finalidad en su forma debe parecer tan libre frente a toda coerción de reglas arbitrarias como si se tratara de un producto de la mera

naturaleza.


Lo que hace Kant por tanto es transferir esta estructura argumental de investigación que había llevado en la analítica. En la analítica decíamos de algo

que es bello porque sus formas organizadas por la imaginación parecían estar organizadas por el entendimiento, como si estuvieran hechas

por él.

Así a propósito de un producto del arte se debe ser consciente de que es arte y no naturaleza y además la finalidad en su forma debe parecer tan

libre frente a toda coacción de reglas como si se tratara de un producto de la mera naturaleza. Por tanto, lo que afirma Kant es que la naturaleza será

bella cuando al mismo tiempo parezca arte y el arte sólo puede llamarse bello cuando somos conscientes de que es arte y sin embargo parece

naturaleza.


- Separación entre dos mundos


Por tanto Kant en su primer movimiento, ha distinguido dos mundos, el de la naturaleza sometido a leyes y el mundo de la libertad. El arte pertenece

al mundo de la libertad y se une con el mundo de la naturaleza por analogía y no mediante la coherencia lógica. Sin embargo, cabe preguntarse si no

es posible conectar ambos mundos de una manera más fuerte.

En todo juicio hay siempre la suspensión de una certeza, el riego de equivocarse, es decir, hay siempre un movimiento de indecidibilidad y esta

indecidibilidad es la que Kant ahora tomará frente a frente. Por tanto, para abrir paso es necesario abrir algo nuevo, aquí vemos la genialidad potente

de Kant. Aquí vamos a ver a Kant sudar tinta realmente, donde un filósofo viejo realmente se la está jugando y un hombre honesto que presenta las

inestabilidades de su sistema. Aquí es donde Kant se convierte en el crítico más duro de Kant.






- La crisis de la analogía

Lo que tenemos hasta ahora es una separación entre dos mundos que se ha puesto en crisis por la analogía. Kant sabe perfectamente que toda

analogía es reversible y que si A se parece a B, B se parece a A, y que si es verdad que la naturaleza se comporta por leyes que tienen su recurso

humano en el entendimiento, y el arte se comporta con libertad, es posible preguntarse si la la naturaleza es también libertad. Estamos tocando ya el

romanticismo pero debemos tener en cuenta que cuando entramos en la analogía, entramos ya en un terreno peligroso todo lo que afirmamos de A a B

puede revolverse inmediatamente de B a A.


¿Qué está cambiando en la concepción de la naturaleza?

Kant afirma que puesto que el don de la naturaleza debe dar la regla al arte en tanto que arte bello no puede aprehenderse ninguna fórmula para servir

como indicación pues entonces el juicio sobre lo bello sería determinable según conceptos, sino que la regla debe abstraerse a partir del producto,

de la obra. Es decir, la obra no es modelo de una copia sino de la imitación y esta obra sirve como modelo para otros que imiten esta obra pero no que

la copien.


Estaimitación que Kant subraya vendría a traer consigo la reproducción, es decir, el volver a reproducir ese momento constitutivo de la obra.

Ahora Kant nos dice que es difícil explicar cómo es posible una imagen sin copia, una regla en libertad, en definitiva es dificil explicar cómo es

posible en última instancia esta analogía entre libertad y necesidad. Kant afirmará a continuación que las ideas del artista suscitan ideas semejantes

al discípulo de modo que si el discípulo tiene genio, si tiene ese don natural entonces las ideas del artista suscitan ideas semejantes en el discípulo.


- Ideas sin concepto


En este punto cabe destacar que la noción de idease había desarrollado en Kant como idea de la razón que se expone en conceptos trascendentes, es

decir, en aquellos conceptos de los que no se tiene experiencia. Las ideas de Dios, el alma, y el mundo no son dadas a nuestra experiencia, sin

embargo hay conceptos de ello y por tanto, la conceptualización no se halla en el entendimiento sino el la razón, ahora se enfrenta a una nueva noción

de idea que Kant califica como 'sin concepto'. La explicación de la existencia de este tipo de ideas dará lugar a las llamadas ideas estéticas. De modo

que Kant está hablando de ideas pero no debemos confundirlas con las ideas de la razón.


-El arte de genio será aquel capaz de expresar ideas estéticas.


Kant nos dice que por idea estética entiende aquella representación de la imaginación que ofrece ocasión para pensar un hecho sin que sin embargo

pueda serle adecuado ningún pensamiento determinado. Esto es, no le es adecuado ningún concepto, y ningún concepto alcanza ni puede hacer

plenamente comprensible ningún lenguaje. Es decir, esas ideas estéticas las reúne la imaginación en su uso libre movilizan el espíritu.


-Movilización del espíritu


Debemos señalar que para kant el espíritu es el punto de vista dinámico de eso que llamamos alma, elpunto de vista vitalizador del alma, el

ánimo se mueve por el espíritu que a su vez es movilizado por las ideas estéticas. Así cuando contemplamos una obra de arte que nos impresiona,

que moviliza el espíritu, notamos una conmoción y ese movimiento del espíritu es un movimiento de correlación, de juego entre las diferentes

facultades. En definitiva se trata de una dinamis queprovocan las ideas estéticas.


Junto a esto, debemos señalar que las ideas estéticas están en la imaginación, no en la razón y por ello, en ellas no se moviliza ningún concepto.

Sin embargo estas ideas provocan una cantidad de pensamiento tremendo, que sin embargo no puede expresarse en un discurso.

Estamos a finales del XVIII y Kant nos dice que no se puede hablar, decir, adecuadamente lo que una obra de arte es dado que las ideas estéticas son

inexpresables. Por tanto, podemos decir que el arte de genio expresa lo inexpresable, nos envía a un mundo que a nosotros nos mueve cierto

inconsciente atávico. Ante este tipo de ideas no logramos un discurso lógico y la filosofía se queda colapsada pues es incapaz de decir el sentido de

una obra de arte. El logos, la articulación no puede decir lo que expresa esa obra.

Por lo tanto la idea estética no es abordable por el discurso lógico porque no es una idea de la razón. Quiere esto decir entonces que el arte de genio

expone unas ideas que provocan en los artistas de genio otras ideas, pero en ningún momento son capaces de ser encerradas en un discurso lógico.

El arte de genio expresa lo inefable.






-Ideas de la razón


Como sabemos, los juicios son siempre una cópula entre un sujeto y un predicado, pero esta puesta en marcha de los conceptos para formar juicios no

se puede hacer de forma arbitraria, hay que hacerlo según lo que Kant llama un sistema categorial. Y el sistema categorial viene que a regular los

modos de relación que vienen a constituir los juicios,sigue las formas lógicas de cantidad, cualidad, relación, modo.


Estas fórmulas categoriales son conceptos puros del entendimiento, de carácter apriórico que regulan los juicios y así mismo la legitimidad de

aquello que nuestra sensibilidad en forma de tiempo y espacio ha hecho, es decir hacen que el mundo sea coherente, dan sistematicidad a nuestro

conocimiento. Sin ellas el mundo sería un caos.


Esta misma función la van a hacer las ideas de la razón, pero en los argumentos, no en los juicios. Recordemos que una argumentación o raciocinio

es una conjunción encadenada de juicios. Cuando decimos Todos los hombres son mortales, estoy concediendo un crédito a la unidad del mundo, y

así puedo aplicar un cuantificador TODO. Este cuantificador, Todo, lo he aplicado porque los hombres de los que tengo alguna referencia son

mortales y entonces entiendo que en el mundo, todos los hombres son mortales. Porque mi mundo es un universo, no un conjunto de

individualidades sino más bien un sistema donde todas las partes están relacionadas formando una unidad. Estamos dando por supuesto la unidad del

mundo, no lo proponemos sino que nuestra razón da por supuesto ciertos fundamentos últimos.


Gracias a esos fundamentos últimos, nuestra razón construye la sistematización argumental. En definitiva las ideas de la razón vienen a resumirse

en la unidad del mundo, en la unidad de Dios que nos hace responsables moralmente, o también la unidad de la vida. Estos horizontes de

sustentación últimos Kant los llama ideas. Nos dan confianza pero poniendo un horizonte fuera del alcance de nuestra experiencia, al cual nos

remitimos.Las ideas para Kant, tanto las de la razón como las estéticas son representaciones, idea adoptada de la filosofía platónica. Estas

representaciones primarias son dadas para Kant o bien por un principio subjetivo a la imaginación y entonces toman forma como imágenes.

Por su parte las ideas de la razón remiten mediante un principio objetivo. Uno no se puede imaginar a Dios, el alma o el universo. Es decir, estos

conceptos no son conceptos inmanentes, de los conceptos inmanentes sí podemos tener experiencia (árbol) son conceptos trascendentes. Los

conceptostrascendentes son aquellos de los que no podemos tener ninguna experiencia. Entonces, si esto es así, dónde estarán estos conceptos ¿En

el entendimiento? No, allí están los inmanentes. Están en la razón. Entonces esta es la función que tienen las ideas de la razón, regular. Las ideas de la

razón son además indemostrables, no podemos demostrar a Dios.




LOS OBJETIVOS




Hemos de recordar que para Kant el espíritu es un sistema, de hecho, la filosofía del espíritu sería la filosofía de la sistematicidad del espíritu y que a

esto Kant lo llama un pensamiento crítico en el sentido de que pone a prueba los fundamentos del conocimiento en la CrPura, los fundamentos de

nuestra actividad moral en la Metafísica de las costumbres y de nuestros juicios estéticos en la Crítica del juicio.

En primer lugar kant ha demostrado que cada una de las facultades son independientes, es decir, que cada una se regula por principios aprióricos. Sin

embargo, si bien es cierto que estas facultades son independentes, para Kant también son analógicas. Esta búsqueda de analogía se expresa claramente

en el último párrafo de la Crítica del Juicio estético.


- Analogía entre el gusto y la norma moral


En el último párrafo de la Crítica del Juicio estético, Kant presenta una especie de propedéutica del juicio estético afirmando que la verdadera

propedéutica para la fundamentación del gusto es el desarrollo de las ideas morales y de la cultura del sentimiento moral. Es decir, la misma jugada

que había hecho Kant, al afirmar la analogía del gusto con el conocimiento, hará ahora entre el gusto y la norma moral. Es decir, cuando el gusto

concuerda con el sentimiento moral, el sentimiento moral y el gusto también son analógicos.


- Valoración de la estética kantiana


A la hora de evaluar la estética kantiana nos encontramos con varios problemas. Lo que ha hecho Kant realmente es distinguir, separar, en órdenes

diferentes lo que podríamos llamar le orden ontológico del orden del espíritu. Tanto lo ha separado que ha puesto hasta facultades del espíritu

diferentes para poder guiar cada una de estos órdenes. Es verdad que Kant dice que todas se soportan en el mismo punto, pero al quitar a Dios de la

escena, al decir que es indemostrable, lo que ha hecho es conmocionar todo el sistema que de algún modo estaba pendiente de la causa primera y

trascendente.

Sin embargo para Kant sigue funcionando el sistema aunque ya la estructura fuerte del sistema no funciona, el anclaje fuerte, divino ya no está. Ahora

los anclajes serán analógicos, la clave será un como sí, un parecido, que no es demostrable, que solo es analógico, que por tanto rompe las

estructuras de rigor argumental. Es decir, Kant ha constituido un sistema causal basado en el crédito de que todo es un sistema y esto tiene varias

consecuencias.





CONSECUENCIAS DEL SISTEMA KANTIANO



- Salida de la verdad material


En la reflexión kantiana lo primero que ha salido fuera del sistema es lo que podemos llamar la verdad material constituyéndose una verdad de

crédito. La escolástica llamaba verdad material a la adecuación entre el intelecto y la cosa. Pero es esa cosa es se ha difuminado, y el noumenon, ya

no es accesible, nada se sabe de ella de modo que sólo crediticiamente se puede decir algo. Lo que sí podemos decir es que el sujeto, nuestra

estructura de conocimiento reconoce las cosas pero a través de unos canales que él pone y que son los canales de la experiencia. Por tanto lo que Kant

está haciendo es dando sistematicidad al sistema y a la vez abriendo la puerta a los maestros de la sospecha, no metódica sino un fundamental.

Así lo que Kant sostendrá es que la verdad no es una adecuación entre el entendimiento y la cosa, sino un nivel de coherencia de carácter universal

exigido y fundado en una estructura de conocimiento. Así el sujeto trascendental kantiano es el sujeto de conocimiento.


Luego la primera consecuencia de todo esto es que el sujeto trascendental dirá que el mundo es su representación, es decir, el mundo es un fenómeno.

Kant no dirá que no hay nada más que representaciones sino que hay que conceder un crédito a lo que haya por detrás detrás, sin embargo se trata de

un crédito que no es experimentable, demostrable, expresable.

Por otra parte, lo que ha dicho Kant es que esa coherencia interna del sistema, es una coherencia basada en la analogía y por tanto está dado lugar a

que alguien se pregunte por qué se debe conceder un crédito a algo que no se puede demostrar y a lo que no se puede tener acceso. Si el mundo la

representación de un sujeto empieza a dejar de tener sentido el conceder a eso que llamamos noúmeno un crédito de que ahí se encuentra el bien o la verdad.

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png