Kant: juicio estético

Explicación detallada de la noción de juicio estético en la Crítica del juicio de Immanuel Kant




 

KANT: EL JUICIO ESTÉTICO


 


Cuando hablamos de la Crítica del juicio nos encontramos con un Kant viejo que se enfrentará al momento clave de su sistema, si el sistema del

espíritu funciona es ahora cuando se va a demostrar. De modo que la Crítica del juicio es la pieza clave que cerrará la sistematicidad del sistema del espíritu

kantiano.



 

Antes de continuar con el estudio de la noción de juicio estético en la obra de Kant, si estás interesado en la Historia de la Filosofía y en seguir profundizado en el conocimiento de las grandes figuras del pensamiento filosófico, te recomendamos los excelentes cursos ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia



 


Estructura del sistema kantiano


 

Antes de entrar en la Crítica del juicio como tal, hemos de hacer referencia al sistema crítico que Kant ya había elaborado en sus obras anteriores.


La primera parte de este sistema es la Crítica de la Razón Pura en la que Kant muestra que una parte fundamental del espíritu que es la facultad de conocer, está regulada por unos principios a priori que se encuentran en el entendimiento y que permiten al hombre conocer la naturaleza de las cosas sin necesidad de acudir a una instancia superior, es decir, por su propia estructura.


Ahora bien, Kant ha mostrado que no solamente nuestro entendimiento es autónomo, capaz de gobernarse y de tener conocimientos ciertos de la

naturaleza sin la intervención de un Dios como el de Descartes o el de Leibniz, sino también nuestra vida moral.


Lo que mostrará Kant en la Crítica de la razón práctica será que aquello que regula nuestra voluntad de desear, aquello que da a los deseos del sujeto una instancia moral, son también unos principios a priori que tienen un carácter categórico y que se encuentran en la razón. De esta forma Kant convierte la vida moral en una acción práctica razonada, es decir, la estructura de la razón por su propia idiosincrasia incorpora el carácter imperativo.


Quiere decirse por tanto, que

laobediencia a la ley deja de ser una operación de carácter transaccional para ser obediencia a la ley misma por la ley misma, por tanto, lo que de<