Kant: Crítica del juicio

Exposición detallada de los puntos fundamentales que sustentan la teoría estética defendida por Immanuel Kant en la Crítica del juicio


LA ESTRUCTURA DE LA CRÍTICA DEL JUICIO



La Crítica del Juicio que se divide en dos partes, a saber, la Crítica del juicio estético y la Crítica del juicio teleológico.


Por su lado, la Crítica del juicio estético está también dividida en dos partes, una Analítica en la que se tratará qué son los juicios, cómo

puede darse esa cópula entre los conceptos y una Dialéctica que estudiará cómo se engarzan esos juicios. La analítica está a su vez dividida en la

Analítica de lo bello subdividida a su vez en modo, relación, cantidad y cualidad y la Analítica de lo sublime, dividida en la analítica de lo sublime

matemático y la analítica de lo sublime dinámico.


Antes de continuar con el estudio de Crítica del Juicio de Kant, si estás interesado en la Historia de la Filosofía y en seguir profundizado en el conocimiento de las grandes figuras del pensamiento filosófico, te recomendamos los excelentes cursos ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia





Análisis de la palabra trascendental



La palabra trascendental es un nombre que la filosofía da a un método filosófico que no fue inventado por Kant sino que tiene su origen en la

escolástica medieval y que consiste en la explicación de un hecho a partir de sus condiciones racionales de posibilidad y cuya principal ventaja

reside en su capacidad de neutralizar la empiricidad del acontecimiento. Por tanto lo que hará Kant será explicar los juicios estéticos por las

condiciones que los hacen posible y que estarán justamente en sus modos de vinculación.




Condiciones de posibilidad de los juicios estéticos



Lo primero que hará Kant es llevar a cabo el llamado giro copernicano, es decir la remitencia al sujeto como origen de estos juicios, hecho que nos

anuncia que estamos ya en una situación novedosa.Kant nos dice que cuando nosotros juzgamos que algo es bello, no estamos juzgando un objeto

sino un sentimiento que produce una representación hecha por la imaginación en el sujeto. Por tanto, lo que Kant está juzgando no es el objeto sino

el sentimiento del sujeto. Así, podemos sostener que la representación de la imaginación es un motor que produce en el sujeto un sentimiento de

placer o displacer y por consiguiente no se juzgan las cosas sino cómo se viven, cómo se sienten dichas cosas. En definitiva, para Kant no hay objetos

bellos sino sentimientos de placer despertados por la representación de la imaginación.




LOS CUATRO MOMENTOS DE LA ANALÍTICA DE LO BELLO




- Cualidad

Respecto al punto de vista de la cualidad Kant nos indica que todo el mundo debe conceder que el juicio sobre la belleza en el que se entremezcla el

más mínimo sentimiento de interés es muy parcial y que de ninguna manera es un juicio puro del gusto. Por interés Kant entiende la satisfacción que

enlazamos con la existencia del objeto. Por tanto, lo que nos indica el filósofo alemán es que la condición que hace posible la experiencia estética

pasa por el desinterés yque se trata así de un tipo de experiencia que neutraliza la satisfacción que podamos obtener de la existencia del objeto.

Gracias a la experiencia estética somos capaces de eliminar la tensión continua del interés que tenemos ante lo otro.


Llegamos así a la definición de belleza en los juicios estéticos que Kant nos ofrece desde el punto de vista de la cualidad. Gusto es la capacidad de

enjuiciamiento de un objeto o de un tipo de representación por medio de una satisfacción o una insatisfacción sin interés alguno, el objeto de una

satisfacción tal se llama bello. Por tanto podemos entender que hay una satisfacción en la experiencia estética, pero no es la satisfacción extraída de la

existencia de algo, sino satisfacción sin satisfacción. En definitiva cualitativamente los juicios neutralizan el interés.


- Cantidad

A continuación Kant define los juicios estéticos desde el punto de vista de la cantidad afirmando que bello es aquello que sin concepto gusta

universalmente. Si decimos que algo nos gusta pero sin concepto, podríamos caer en una situación que Kant quiere evitar pues ante todo, su deseo es

deslindar perfectamente el juicio estético del juicio de nuestra sensibilidad privada que no tiene por qué ser válido para todos. Según Kant se trata

de juicios sobre lo agradable o lo desagradable de algo y no sobre su belleza. Sin embargo, cuando juzgamos sobre la belleza de algo estamos

presuponiendo que nuestro juicio tiene un carácter universal, es decir, que todas las situaciones concretas tienen una misma relación de experiencia

estética común en la que todos los sujetos experimentarían esa satisfacción sin satisfacción. En segundo lugar, con la expresión sin concepto Kant

quiere señalar que cuando emitimos un juicio de belleza presuponemos que no hay sujeto alguno que en la misma situación no experimente la belleza,

suponiéndose por tanto un acatamiento universal.


Por otro lado, es necesario observar que Kant no habla del conocimiento, con esta expresión nos indica que en la experiencia estética no se moviliza

laconceptualización y por tanto el entendimiento. En la experiencia estética no salimos de la individualidad, todos los juicios estéticos son

individuales pero al mismo tiempo poseen una exigencia de universalidad. Así, desde el punto de vista de la cantidad, los juicios estéticos tienen una

universalidad sin concepto.


- Relación

Desde el punto de vista de la relación, la belleza es entendida como la forma de la finalidad de un objeto en la medida en que ésta se percibe en él

sin la representación de un fin. Para comprender bien esta difinicón es necesario tener en cuenta que Kant entiende que el concepto es la causa

final de su objeto y que el origen de los conceptos está en el entendimiento del sujeto, no sólo individual sino como estructura del espíritu. .En

nuestro conocimiento actual, cotidiano, cuando entendemos una cosa es porque entendemos su causa eficiente. Pero sin embargo también hay causas

finales y as finalidades orientan, forman causas.Lo que quiere decir Kant es que esa causa final tiene una precomprensión intelectiva, y a esto

Kant lo llama concepto. El concepto tiene por tanto un carácter objetivo, que no depende del aquí y el ahora, de unas condiciones de tiempo y espacio.

Para Kant, estos conceptos son los que se unen a nuestras aprehensiones sensibles para formar conceptos acerca de la naturaleza. El concepto tiene así

un carácter absolutamente objetivo, mientras que la representación mental es subjetiva. Y lo que Kant dice es que cuando juzgamos estéticamente lo

que hacemos es juzgar una representación mental elaborada por la imaginación y eso es lo que provoca el sentimiento de placer y displacer y no

un concepto. Lo que da placer por tanto, es la sensibilidad, algo que pasa por ella y por la imaginación, el constructo que ha hecho la imaginación, no

dan placer los conceptos





- Distinción entre los juicios puros del gusto y los juicios epíricos


Ahora podemos entender ya muy bien la distinción que hace Kant entre los juicios puros del gusto y los juicios empíricos. Cuando tenemos un juicio

empírico éste se refiere fundamentalmente a la sensibilidadde la cual tenemos una representación que ha hecho la imaginación. Pero esta

representación no impacta sobre el sentimiento de placer y displacer, no moviliza esta facultad sino simplemente a los sentidos, siendo entonces

cuando hablamos de lo agradable y de lo desagradable. Se trata por tanto de sensaciones subjetivas que no exigen la universalidad. Sin embargo en el

juicio del gusto puro se moviliza el sentimiento de placer y displacer y ello da lugar a una experiencia estética. a diferencia entre ambos está en que

los juicios del gusto puro los moviliza una facultad del espíritu que se llama sentimiento de placer o displacer mientras que a los juicios empíricos los

movilizan simplemente los sentidos. De ahí entonces que el gusto puro esté relacionado con la forma, mientras que los empíricos están relacionados

con la materialidad de la sensación. Portanto los juicios del gusto empíricono darán lugar por tanto a juicios del gusto propiamente dichos ya que

son juicios del gusto pero de escaso valor, o de un valor meramente sensitivo como cuando decimos ‘Me gusta el chocolate’ o me gustan las flores.

Enellos no hay requerimiento de universalidad ni de necesidad. O lo que es igual, el vínculo que une ese gusto con las flores, con el chocolate no

tiene que ver con la experiencia extraída de un sentimiento de placer o displacer. Kant está analizando todo esto desde el punto de vista del sujeto

porquelos juicios estéticos no tratan sobre cosas sino sobre el modo en que esas cosas se viven, se sienten. Por tanto estos juicios son

reflexionantes ya que del sujeto sacan su necesidad y su universalidad. Por tanto en los juicios de gusto lo que se moviliza es una finalidad subjetiva

de carácter formal.





LA BELLEZA LIBRE Y LA BELLEZA ADHERENTE



Ahora bien cuando nos referimos de los juicios de gusto podemos distinguir entre los juicios que hablan de una belleza libre y los que hablan de una

belleza adherente, de tal forma que los verdaderos juicios del gusto puros son los que hablan de una belleza libre.

Según Kant el juicio de una belleza libre es el juicio del gusto puro pues en él no se propone ningún concepto de algún fin para el cual deba servir lo

múltiple del objeto dado. Es decir, en la belleza libre no se tiene en cuenta un concepto mientras que en la belleza adherente si, por tanto la cuestión

está en la finalidad. En la belleza libre se hablará de una forma de la finalidad de carácter subjetivo en la adherente se hablará de una finalidad de

carácter objetivo, ya sea esa finalidad objetiva exterior o interior.

Lo que Kant expone, así, es que en un juicio del gusto se trata es de juzgar una representación que se manda hacia la facultad de sentir placer o

displacer, pero esta facultad solamente se va a movilizar por la forma, de modo que para Kant la forma de la finalidad es lo que actúa, lo que

opera, lo que incide en el sentimiento de placer y displacer. Ello hará que Kant tome posiciones a favor del dibujo frente al color en la pintura

afirmando el color es algo que deleita el cuerpo, mientas que la forma exige una abstracción formal, la cual ha sido hecha por la imaginación que la

transfiere hacia el sentimiento de placer y displacer. Lo que Kant propone en definitiva, es una jerarquía de la forma por encima de la sensación.



- La belleza libre


Para entender la belleza libre, Kant nos dice que el botánico, aquel que conoce que las flores son el órgano de fertilización de las plantas, cuando las

juzga mediante el gusto neutraliza la finalidad externa del objeto, juzgándolo sólo por la forma y por una finalidad subjetiva. Por tanto, la finalidad

para Kant puede ser subjetiva u objetiva.

Lasubjetiva es la que reúne mi imaginación y está sometida al tiempo y al espacio, tiene un carácter particular y da lugar a los juicios del gusto. Por

otro lado la finalidad objetiva es una finalidad que se extrapola del tiempo y del espacio del sujeto individual. Es algo obyectum, ahí arrojado

delante de nosotros y que no nos pide permiso. Esta finalidad objetiva puede tener un carácter exterior ointerior. Cuando tiene un carácter exterior

se denomina utilidad y los juicios acerca de ella no dan lugar a una experiencia estética porque esa belleza que vemos es una belleza que no es libre,

sino adherente, es decir, una belleza adherida a una utilidad. En segundo lugar cuando la finalidad objetiva es interiorda lugar a conceptos.



-Modalidad


Según el modo Kant dice que bello es aquello que sin concepto puede reconocerse como objeto de una satisfacción necesaria. Es decir, lo que

reúne, lo que liga este sentimiento de placer o displacer con la representación de este objeto que ha hecho la imaginación tiene un carácter

necesario. El problema ahora consiste en intentar definir esta necesidad.

Unanecesidad de carácter lógico es aquella cuya negación es imposible. Sin embargo esta no es la misma necesidad que la que exige un juicio del

gusto puro. En este caso se trata de una necesidad especial que Kant llama necesidad ejemplar. Por tanto, Kant llama necesidad ejemplar a un tipo

de necesidad de adhesión de todos a un juicio que puede considerarse como ejemplo de una regla universal, pero de una regla que no tiene

enunciados sino ejemplos. No hay reglas para ser Picasso, pero sí su arte es una especie de ejemplo de una regla sobre la cual todos estamos de

acuerdo. Es decir, esta necesidad ejemplar hace inmediatamente referencia a un cierto sentido común que está en el sujeto y a ese sentido común

llama el juicio que dice Esta flor es bella, es decir, el juicio del gusto puro.



- No hay pretensión de canon


Dicho esto, es muy importante advertir que Kant no está intentando construir una especie de canon, de modelo, o un buen repertorio de las cosas que

son bellas. Kant lo que intenta explicarse es de dónde sale esta exigencia de universalidad y necesidad que tienen nuestros juicios estéticos. Kant

entenderá que cuando cualquier persona tenga una experiencia estética, esta tendrá la misma exigencia de necesidad y universalidad para todos. Por

eso esta universalidad y esta necesidad son comunicablesporque hay una especie de sentido común, es decir, hay un sentimiento de placer o

displacer que está estructuralmente implícito en el propio ser humano.



NOTA GENERAL SOBRE EL PRIMER APARTADO

DE LA ANALÍTICA DE LO BELLO


Ante la pregunta de dónde está el placer en Kant, hemos de hacer referencia a la nota general, Hasta ahora, Kant ha considerado la imaginación

desde un carácter representativo, es decir, como la facultad de la representación de los datos sensibles, pero sólo de modo pasivo en el sentido deque reúne los datos que los sentidos le dan y forma una finalidad subjetiva. Sin embargo, ahora Kant nos viene a decir que también la imaginación

puede actuar libremente preparando así la entrada a los temas del arte.

En este sentido, Kant nos dice que la imaginación puede construir representaciones sin que éstas sean dictadas de una manera inmediata por los

sentidos. Sin embargo, Kant nos advierte de que aunque la imaginación puede actuar libremente, cuando hay una experiencia estética se debe conferir

que el objeto de esta representación que ha hecho libremente la imaginación, tiene un estado de ensamblación de lo diverso como si lo hubiera

constituido el entendimiento. De modo que hay situaciones en las que la imaginación formaliza, ya bien datos que provienen de los sentidos, ya

bien de un modo libre objetos de representación, como si estos objetos estuvieran subsumidos dentro de las leyes del entendimiento.

Ejemplo de la habitación, los niños y el robot: La imaginación actúa exactamente igual que lo hubiera hecho el entendimiento pero sin utilización de

conceptos. Todas las leyes del entendimiento han quedado bloqueadas en la imaginación de quien no las comprende y sin embargo ha producido un

objeto que se ha ordenado, formalizado, constituido exactamente igual como si lo hubiera hecho el entendimiento, pero en el libre esfuerzo de la

imaginación.



- El placer en la analogía


Por tanto, donde Kant encuentra el placer es en la consonancia, la analogía, es decir, en el que el otro sea capaz de producir objetos manejando

exclusivamente su imaginación, sin conceptos, y que esos objetos sean tal como si los hubiera hecho el entendimiento obedeciendo a sus leyes. La

ecuación sigue funcionando X sin X y la clave ahora es la concordancia, la analogía. A partir de ahí podemos entender con claridad esta concordancia,

este como si la imaginación en su uso libre concordara con el entendimiento..



LA SECUENCIA DE LOS COMPONENTES

DE UN JUICIO ESTÉTICO


Trazaremos ahora la secuencia de lo que podríamos llamar los componentes de un juicio estético.

Lo primero que tenemos es una representación, que sale de la imaginación. De modo que lo que ha hecho la imaginación es reunir datos de los

sentidos. Pero la imaginación tiene un carácter activo y no meramente pasivo de modo que no necesita siempre los datos que se dan de forma

inmediata. En este sentido la imaginación es capaz de elaborar una representación que tiene un carácter formal, es decir, diciendo adiós a los

sentidos que tienen un mero carácter material y esta representación juega en una relación de analogía con el entendimiento.Este juego, leyes-libertad,

es el que da lugar a un sentimiento de placer o displacer, enunciándose todo esto, se enuncia en un juicio estético que es así mismo

universalmente, comunicable, y en el cual la relación entre sus partes tiene un carácter necesario. Estos son los ingredientes del juicio estético.


- Lectura de la Analítica de lo sublime a modo de glosa


En la Analítica de lo sublime Kant hace una recopilación lo dicho hasta ahora, afirmando que el placer en lo bello no es un placer del goce, no es un

placer que se obtiene de los sentidos, no hablan los sentidos, ni una actividad legal, porque no se mueven conceptos, ni se moviliza un canon de

perfección o concepto de perfección.


Es decir, este requerimiento de universalidad no sale de ningún dato objetivo ya conceptual, ya eidético,de modo que esta exigencia no tiene su

origen en ninguna ley objetiva. Es más, el recorrido que hacen los juicios reflexionantesva al revés, de los particular a lo universal y en este sentido

debemos recordar que la necesidad de los juicios estéticos es una necesidad ejemplar, no es la subsunción dentro de una ley lógica de las partes del

enunciado.


A continuación Kant nos dice que sin poseer un fin o un principio a modo de pauta, este placer atañe a la aprehensión común de un objeto por

medio de la imaginación. Sin embargo se puede objetar que la imaginación está fabricando continuamente objetos que no tienen la condición de ser

objeto de placer. Esto Kant lo ve y por ello señala que en tanto que capacidad de la intuición. Así un conocimiento intuitivo es aquel que se obtiene

por la presencia del objeto, sea ese objeto intelectivo o sensible. Pero además esto se da en relación, es decir, ahora la imaginación es relación con

el entendimiento en tanto que capacidad de los conceptos. Es decir, el juicio está juzgando sobre un objeto que ha hecho la representación de la

imaginación pero en relación con el entendimiento.

Por tanto se trata de un libre juego de las facultades de la imaginación, una conceptual y otra de lo que llamábamos todo propositivo, finalidades

subjetivas: Que también debe ejercerse a propósito de la experiencia más común. En el caso de la experiencia común está obligada a ejercerlo

respecto a un concepto empírico objetivo, allí empero solo para recibir la adecuación de la representación



- Distinción entre juicios estéticos y juicios comunes


Para distinguir finalmente los juicios comunes de los estéticos, hemos de decir que en los primeros la imaginación reúne los datos sensibles formando

una imagen subjetiva. Por su parte, el el entendimiento que guarda el concepto viene a reunirse con esos datos y esto, recibe según Kant el nombre de

esquematismo. Por tanto, en nuestros juicios comunes lo que se da es una reunión del concepto con la representación.

Sin embargo en los juicios estéticos no hay una reunión de un concepto con la representación sino una mera analogía, es decir, la representación

de una armonía que la imaginación ha creado libremente.

De modo que cuando se juzga estéticamente, se hace sobre algo particular, algo que ha reunido la imaginación, pero de tal modo que analógicamente

ello actúa como si lo hubiera fabricado por el entendimiento. Además, Kant señala que se trata de una reunión que no tiene que un carácter

necesariamentelógico y que sin embargo es una reunión universalmente comunicable y necesaria.


Así entonces, nos dice Kant, este placerdebe descansar necesariamente en todo el mundo en las mismas condiciones porque este placer ha sido

provocado por la analogía, movilizando a su vez el sentimiento de placer y displacer y esta movilización ha sido una movilización universal y

necesaria, es decir, esta movilización hace referencia a un cierto sentido común, por eso todo el mundo lo entiende, dado que hace referencia a

estructuras comunes del sujeto.


En este punto debemos hacer una advertencia pues lo que Kant plantea en este momento es la condición que hace posible el placer estético y por

tanto lo que ha hecho ha sido trazar los límites del placer. Pero este movimiento provoca un exceso que hace sobrepasar todo límite en un doble

movimiento, de limitación y de sobreabundancia. Kant nos ha hablado del límite, es decir, un límite que es la imaginación que ha formalizado y en

este sentido todas las formas vienen organizadas a través de unos límites. Pero ahora Kant nos hablará del desbordamiento de la imaginación de lo

sublime que pertenece también a esta sistematicidad del placer kantiano.




Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png