Física y Matemáticas en Aristóteles

Te explicamos la relación entre estas dos ciencias fundamentales en la obra de Aristóteles





El lugar de la física en

la clasificación de las ciencias aristotélicas



A la hora de comprender el papel y la relevancia que la física o el estudio de la naturaleza tuvo para Aristóteles es necesario analizar el lugar que le fue concedido en su clasificación general de las ciencias.


En el libro VI de la Metafísica, nuestro autor expone una distinción basada en las propiedades ontológicas de cada uno de las cosas que pueden ser objeto del conocimiento humano, en virtud de la cual se caracteriza a la física como una ciencia teórica que se ocupa de un determinado tipo de entes caracterizados por ser inseparables de la materia y estar dotadas de movimiento.


Según señala el propio Aristóteles, si sólo existieran las realidades sensibles –lo que propiamente recibe el nombre de cuerpos– la física sería la primera y la más universal de todas las ciencias (Met.XI 7, 1064b10). De modo que si apostáramos por una posición materialista radical la ciencia física ocuparía el último peldaño del conocimiento humano. Sin embargo, Aristóteles mantuvo una posición mixta en la cual reconoció la existencia de entidades inmateriales, hecho que le llevó a considerar la física como ciencia segunda y a lo que hoy denominamos metafísica, como la ciencia primera y más universal.



Si quieres estudiar la filosofía de Aristóteles más de cerca, te recomendamos este excelente curso online que explora en detalle y de forma rigurosa las propuestas centrales de su pensamiento.






En lo que respecta a la tarea del físico, Aristóteles insiste en que su conocimiento no debe limitarse al aspecto material de las cosas sino que debe esforzarse por comprender y estudiar también su forma, es decir, la esencia inmaterial que armoniza la estructura de todos los entes y que, propiamente, no es algo sensible o aprehensible empíricamente (Met.. VII 11, 1037a13-16).


Así, los objetos principales de su esfuerzo intelectual han de ser los accidentes, las esencias y los principios de las cosas móviles. Es decir, las propiedades de los entes naturales y las normas por las cuales puede explicarse el modo en el que se desplazan e interactúan con el medio.


En el tratado Acerca del cieloel Filósofo expone de forma sucinta el objeto fundamental de esta ciencia: “Es evidente que la ciencia de la naturaleza versa casi toda ella sobre los cuerpos y las magnitudes y sobre sus propiedades y movimientos, así como sobre todos los principios de esta clase de entidades. En efecto, de las cosas naturalmente constituidas, unas son cuerpos y magnitudes, otras tienen cuerpo y magnitud y otras son principios de las que lo tienen. (DC.I 1, 268a2-5).


Todas estas cuestiones son abordadas, fundamentalmente, en los tres tratados físicos de Aristóteles: Física, Acerca del cieloy Meteorológicos, aunque cuestiones capitales respecto de la arquitectura material del cosmos se hayan recogidas también en la Metafísica, los tratados biológicos e incluso en la Retórica.





La relación entre la física y la matemática



Resulta conveniente añadir aquí un breve comentario respecto de la relación que Aristóteles establece entre la física y la matemática ya que ambas disciplinas son concebidas, en nuestros días, como prácticamente indisociables. Tal como señalábamos al comienzo de este capítulo, Aristóteles distingue las ciencias en virtud de su objeto de estudio.


La física es una ciencia teorética que se ocupa de las cosas sensibles, sin embargo la matemática pertenece a otro nivel y, por ello, analiza otro rango de la realidad que nada tiene que ver con los cuerpos ya que, tal y como es definida por Aristóteles, su objeto son las cosas separadas.

Este hecho hace comprender por qué, para Aristóteles, ambas disciplinas no debían ser mezcladas y por qué, a la hora de hacer física, no debía aplicarse el método propio de las matemáticas. Si bien los seres sensibles tiene propiedades cuantificables como son todas las relativas a su magnitud –tamaño, peso– no todas ellas son reductibles a números sino que muchas son esencialmente cualitativas.



El pensamiento de Aristóteles es, por tanto, reaccionario a todo intento de subsumir la totalidad de lo real al número. “[...] no ha de exigirse el rigor matemático al tratar todas las cosas, sino al tratar de aquellas que no tienen materia Por eso el método matemático no es propio de la física. Pues seguramente toda naturaleza tiene materia." (Met.II 3, 995a15)


Fuente: Minecan, Ana Maria. C, Fundamentos de física aristotélica, Antígona, 2018.

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png