La filosofía de Martin Heidegger

Explicación detallada de los puntos fundamentales de la propuesta filosófica del pensador alemán Martin Heidegger


Martin Heidegger ha sido uno de los pensadores que de forma más profunda e importante ha influenciado el pensamiento del siglo XX.


Su importancia sólo es comparable, en lo que a la filosofía continental se refiere, a la del Ludwig Wittgenstein en el ámbito anglosajón de la filosofía analítica. Sin embargo, a pesar de su indiscutible presencia en el pensamiento contemporáneo, Heidegger arrastra una fama negativa que se muestra en dos cuestiones principales.



 

Antes de continuar con nuestro estudio de la filosofía Heidegger, si estás interesado en la Historia de la Filosofía y en las propuestas de las grandes figuras del pensamiento occidental, no te puedes perder los excelentes cursos de filosofía online ofrecidos por el

Centro de Estudios Filosóficos Alétheia





En primer lugar, Heidegger suele ser considerado como un autor oscuro que redactó escritos herméticos y terriblemente complejos que hacen difícil todo intento de acercarse a su pensamiento. Esta característica, sin duda presente en su modo de hacer filosofía, viene a explicarse por dos razones fundamentales.

Por un lado, parte de la culpa de su hermetismo se la debemos a los propios traductores de la obra de Heidegger en castellano. Si bien la traducción de sus conceptos es difícil -ya que el alemán a veces se presta con dificultad a su transvase al español-, también es cierto que la pericia de los traductores ha sido desigual provocando, en muchas ocasiones, lecturas más complejas de lo necesario.


Por otro lado, la dificultad terminológica del pensamiento de Heidegger responde a una intención voluntaria de alejarse de la tradición filosófica occidental que le precedió en todos los aspectos, incluido el lingüístico. Por ello, hallamos en sus textos el empleo de muchos neologismos y conceptos deformados, es decir, términos que aparentemente son idénticos a los que podrían haber usado Descartes o Kant y que son, sin embargo, reformulados por Heidegger desde el punto de vista de su significado.


Una de las ideas fundamentales de nuestro autor es que la nueva filosofía tiene que procurar desligarse en todo lo posible de las decisiones filosóficas de los sistemas de pensamiento previo que no sólo se reflejan en las teorías sino también en la configuración semántica de los términos filosóficos. Según Heidegger, la filosofía occidental ha estado presa de una metafísica esencialista cargada por Aristóteles y los filósofos medievales que han dado al lenguaje filosófico significados que no se deben aceptar en el nuevo marco propuesto. A ello se suma el hecho de que Heidegger provenía de una zona agraria del sur de Alemania, siendo común en sus escritos el empleo de un lenguaje vulgar o de expresiones propiamente campesinas que tienen una traducción casi imposible al castellano.


Uno de los conceptos de más renombre del pensamiento de Heidegger es la noción de dasein. Este término, que en muchos casos no se traduce, significa inicialmente en alemán “existencia”. Así, es posible referirse a la existencia de una silla, la existencia de una mesa o la existencia de Dios usando el término dasein. Sin embargo, Heidegger dotó a esta palabra de un significado particular y único ya que con ella se refirió a un tipo peculiar de existencia que es la existencia humana. En muchas ocasiones el término dasein se traduce como ser-ahí porque la forma primaria de hablar de la existencia de algo, según Heidegger, es referirse a ello como algo que está ahí delante de nosotros.


El segundo problema fundamental que afecta al pensamiento de Heidegger es su indiscutible relación biográfica con el nazismo. Heidegger se hizo miembro del partido nazi para convertirse en rector de la Universidad de Friburgo y durante una época considerablemente larga estuvo públicamente a favor del régimen de Hitler. Si bien en su filosofía los aspectos fascistas y antisemitas no están presentes – aunque hay historiadores de la filosofía que consideran lo contrario- sólo recientemente se han encontrado, gracias a la labor de edición de su obra completa que concluirá en 2040, unos textos en los que Heidegger defiende de manera clara y patente el nazismo. No obstante, tal como hemos señalado, su orientación política no afectó directamente su filosofía y no tendría sentido, por tanto, despreciar una obra que ha tenido un influjo tan importante sobre el pensamiento occidental.



 

LA PREGUNTA POR EL SER