Filosofía definición

Actualizado: 9 de abr de 2019

Significado del término filosofía acompañado por un estudio de sus ramas, métodos y objetivos




Definir el término filosofía de forma rápida es sencillo, aunque un poco más difícil comprender su significado profundo.


La palabra filosofía fue acuñada por Pitágoras en el siglo IV a.C y su significado primario puede deducirse de un análisis etimológico del término φιλοσοφία formado por el concepto phylos que significa, literalmente, amor o amistad y sophia que viene a indicar la idea de conocimiento o sabiduría.


Así la filosofía vendría a significar una curiosa actividad que consiste en amar o, mejor dicho, ser amigo del saber. Los griegos de la época clásica tenían varios términos diferentes que empleaban para referirse a distintas formas de amor.



El significado de la filosofía

como amor al saber


La philía griega es un tipo de afecto o de amor fraterno, el que se produce entre los amigos que se respetan y se quieren.


La idea de philía contrasta con otros términos griegos como “eros”, o amor sexual, “agapē”, o amor espiritual y "storgé"amor relativo al sentimiento que los padres sienten por sus hijos.


Esta precisión conceptual del lenguaje griego y su gusto por distinguir claramente las ideas mediante el uso de términos precisos que desambigüen,en la medida de lo posible, el pensamiento fue un rasgo heredado por la filosofía que marcó desde el comienzo su más íntima naturaleza.



Pero... ¿de qué saber es amor la filosofía? ¿De todos los saberes? ¿Del saber en sentido abstracto? ¿Cómo se puede amar o tener amistad con algo de este tipo?


Para comprender ahora el significado profundo de la filosofía necesitamos remontarnos a su origen, anterior a Pitágoras, iniciado en Mileto por Tales.


Aunque resulte curioso, efectivamente, hubo filosófos mucho antes de que la actividad tuviera nombre, o al menos su nombre definitivo. En esta fase inicial, los presocráticos se llamaban a sí mismos simplemente “sophos”, es decir, sabios.


Sin embargo, en seguida podremos comprobar que fueron unos sabios muy distintos a todo concepto de sabiduría que se había planteado hasta entonces.


Todas las civilizaciones de su época creían en la existencia de personas especiales, iluminadas o de carácter semi-divino poseedoras por revelación de un conjunto de verdades absolutas e inapelables.


Lo líderes religiosos de cada comunidad se auto proclamaban sabios en el sentido de poseer todo el conocimiento acerca del origen y configuración del universo así como del camino perfecto que conduce al ser humano hacia la felicidad y la salvación.


Sin embargo, los filósofos eran unos sabios muy extraños porque, a pesar de que su cultura y religión daba explicación de la naturaleza y el hombre, ellos consideraron que dichas descripciones eran falsas e inoperantes.


Es decir, en contra de su propia tradición cultural, los filósofos comenzaron a proponer nuevas explicaciones de la realidad sin recurrir para ello a los dioses o a la fuerzas sobrenaturales. Actitud completamente única e insólita en la historia del pensamiento humano.




¿Quién debe determinar la verdad?



Se inicia así una verdadera revolución en el pensamiento que parte de la idea de que es al ser humano, y exclusivamente al ser humano, -basándose en su razón y sus sentidos- es a quien le corresponde descubrir la verdad acerca del mundo y de sí mismo.


No obstante, el alcance del conocimiento es una meta extremadamente difícil en cualquier ámbito de ahí que los filósofos cambiaran su nombre y de llamarse sabios pasaron a denominarse amigos o amantes del saber.


El amor y el deseo sólo se siente por aquello que no poseemos, que no dominamos por completo, por lo que no está totalmente sometido a nuestro control.


Así el significado profundo del término filosofía no es sino el reconocimiento de la ignorancia humana y de la curiosidad insaciable e inconformista como motor único del avance de la humanidad.


La filosofía es duda, crítica e inconformismo frente a las repuestas preestablecidas o tradicionalmente aceptadas.


El ámbito de estudio de la filosofía es tan ancho y rico como su sed de conocimientos. No hay actividad o área del saber humano que no haya sida o sea susceptible de investigación filosófica: desde la física, las matemáticas o la ciencia en todas sus formas hasta la psicología, la ética y la política son campos de interés de la filosofía.


Dra. Ana Minecan



Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe descuentos especiales

Siguenos en youtube.png