Filosofía de la ciencia

Características y presupuestos fundamentales de una de las ramas más importantes de la filosofía occidental

¿Tienen algún tipo de relación la filosofía y la ciencia? ¿Se trata de disciplinas comparables o son dos actividades diamentralmente opuestas?


Si bien nuestra perspectiva contemporánea -en demasiados casos miope respecto del origen y pasado de su rostro actual- tiende a considerar la filosofía como una forma de saber obsoleto, improductivo y carente de interés, lo cierto es que sin ella, la ciencia no habría podido existir.


Y con ello no nos referimos sencillamente al hecho de que la filosofía empírica -concretamente la física- nacida de la mano de los primeros filósofos presocráticos es el caldo de cultivo de lo que hoy conocemos como ciencia, sino al hecho mismo de que la constante reflexión filosófica sobre la ciencia ha impulsado a esta última durante todo su desarrollo.


 

Antes de continuar con nuestro estudio, si estás interesado en profundizar de forma detenida en la formación del pensamiento científico y en sus lazos con la filosofía, te recomendamos este magnífico curso online que aborda su desarrollo desde la Antigua Grecia, pasando por los desarrollos medievales y renacentistas, Ptolomeo, Copérnico y Kepler, hasta Newon.


¡Una verdadera joya que no puedes perderte!


Puedes ver el curso en su web o directamente en su canal de Youtube. A continuación te dejamos el link a la lista de reproducción completa de todos los capítulos:


https://youtube.com/playlist?list=PL9aTN4Co7wskFNyJR7GfJf9axcHFNHGWc


Aquí tienes un ejemplo de una de sus clases que analiza los fundamentos filosóficos del empirismo científico.



La filosofía de la ciencia es una de las ramas de la filosofía más tempranas cuyo desarrollo comenzó a principios finales del siglo XIX, momento en el que ensayistas e historiadores comenzaron a percatarse del gran impacto de la ciencia sobre la sociedad y de los escasos estudios detallados sobre su origen.


Desde ese momento comenzaron a proliferar las investigaciones que buscaban reconstruir el camino de la ciencia hasta sus logros contemporáneos, encontrándose indefectiblemente con la filosofía.


Durante el periodo de la Modernidad ciencia y filosofía se separaron definitivamente. No obstante, los 2000 años anteriores de física, astronomía, matemáticas o biología representan un capítulo en el que ambas disciplinas resultan absolutamente inseparables.