Aristóteles y la felicidad

Exposición detallada de la definición aristotélica de la felicidad y del camino esencial para alcanzarla tal como el filósofo griego lo expone en sus tratados de ética

El primer pensador perteneciente a la tradición filosófica occidental que desarrolló una ética de gran impacto sobre el pensamiento antiguo, moderno, medieval y contemporáneo vivió nada más y nada menos que en el siglo IV a.C., hace unos 2300 años, y a pesar de tal distancia temporal, nos ha legado una obra que ha sido protegida, copiada, traducida, editada, valorada y mimada durante dos milenios por todas y cada una de las civilizaciones que se han sucedido en la vanguardia del pensamiento europeo occidental: romanos, cristianos, judíos, árabes, renacentistas junto a los todos los contemporáneos han reconocido la inmensa grandeza e importancia de la Ética a Nicómaco.


Este libro redactado por el macedonio Aristóteles, discípulo de Platón y maestro del gran Alejandro Magno, es considerado como el mejor libro de ética jamás escrito pues en él se condensa la más brillante, clara y certera definición de la naturaleza humana.


A la ética, Aristóteles dedicó tres tratados:


- Magna moralia

- Ética a Eudemo

- Ética a Nicómaco



Antes de continuar con nuestro estudio de la felicidad en la ética de Aristóteles, si estás interesado en cuestiones relacionadas con el comportamiento humano, los resortes de la acción y el análisis ético, te recomendamos este magnífico curso online en el que se aborda la visión de los tres más importantes e influyentes pensadores que han desarrollado su obra intelectual en torno al problema de la voluntad, la consciencia y la libertad.


¡Una verdadera joya que no puedes perderte!




Siendo la tercera la joya de todas las bibliotecas, tanto de las villas romanas como de los palacios árabes o las grandes bibliotecas renacentistas.

Magna moralia, a pesar de su título, es sin embargo de las tres la más breve y junto a la Ética a Eudemo supone un resumen breve de las ideas que Aristóteles desarrolla en toda su plenitud en la Ética a Nicómaco.


¿Pero qué esconde este libro que lo hace tan especial y por qué, tristemente en nuestros días hay tantas personas que no han oído jamás hablar de él?

Toda la reflexión de Aristóteles en este tradado gira en torno a la definición del camino adecuado capaz de poder llevar al hombre a la vida buena, digna y agradable de ser vivida.

Sin embargo, como tendremos ocasión de comprobar a lo largo del curso, dicha búsqueda no es reductible a un librito de 30 hojas con frases motivadoras, sino que forma parte de toda una ciencia, es decir, constituye una auténtica disciplina intelectual que requiere un enorme esfuerzo racional para su desarrollo y a cuyo desafío han respondido las mentes más grandes que ha dado la humanidad.


Así que os invito que, me acompañéis en este viaje destinado a conocer qué han conseguido descubrir, aquellos que han dedicado literalmente su vida y su talento a este inmenso y capital problema, comenzando con el príncipe de la filosofía, Aristóteles.

Antes de entrar en la gran Ética a Nicómaco vamos primero a leer algunos pqueños fragmentos de la ética a Eudemo en los que podremos ver de forma más sencilla y clara el modo en el que Aristóteles inicia el abordaje de este problema y la extrema dificultad que implica.


“Habiendo pues tomado conocimiento (…) de que todo el que es capaz de vivir según su propio albedrío se fija una meta para conducir su vida: honor, fama, riqueza o saber, y, poniendo en ella los ojos, lleva a cabo todos su actos (…) es necesario en primer lugar y sobre todo, determinar en uno mismo, sin precipitación ni ligereza, en cuál de estas cosas consiste el vivir bien y cuáles son las condiciones sin las que no es posible que el vivir bien se dé entre los hombres. (…)


Muchas son las causas de disensión acerca de la buena vida, de lo que es y de los medios por los que surge. (…)

Ahora bien, pasar revista a todas las opiniones que tienen algunos sobre ella es superfluo –muchas, en efecto, se dejan oír entre los chiquillos, los enfermos y los locos, por las cuales nadie que tuviera juicio se inquietaría, pues éstos no precisan de razonamientos, sino unos, de edad para cambiar, mientras que otros de corrección médica o política – e igual que ocurre con éstas, tampoco hay que pasar revista a las de la mayoría, pues ésta habla a la ligera casi sobre cualquier cosa, y sobre todo acerca de la felicidad. Hay que examinar únicamente las opiniones de los sabios, pes está fuera de lugar ofrecer un razonamiento a los que no necesitan de razonamiento, sino de experiencia.”





¿DEPENDE LA FELICIDAD DE NOSOTROS?

Así, dejando a un lado el modo de proceder del vulgo, o de cualquiera de nosotros cuando nos tomamos un café, toca arremangarse, tomarse el problema en serio y empezar a pensar a hacer filosofía.


Pero antes siquiera de meter un solo pie en la ética hay que preguntarse, no vaya a ser que hagamos el ridículo, si la buena vida está en manos del hombre, si le es alcanzable. Es decir, si la buena vida forma parte de ese tipo de cosas respecto de las cuales el ser humano puede considerarse agente, pues podría ocurrir que fuera algo que no esté en nuestra mano sino que sea cosa de la suerte y el azar.

A ver si desde pequeños nos han dicho que podemos hacer lo que queramos con nuestra vida y que esto sea sólo un cuento chino. Así, sigue Aristóteles:


“Asmismo es conveniente no pasar por alto (…) aquellas cosas a las que se debe dirigir toda investigación: qué es lo que posibilita participar de la buena vida (…) y la esperanza que se puede tener en conseguir cada clase de bienes.

Pues si vivir honestamente consistiera en las cosas que resultan de la fortuna o de la naturaleza, sería desesperanzador para muchos – pues su consecución no resulta del esfuerzo, ni depende de éstos ni de su actividad- más si consistiera en una cierta cualidad propia y en las acciones personales, la buena vida sería más común (…) porque más gente participaría de ella.”


De nuevo, antes de comenzar a hacer ética aparece un problema ontológico, es decir, un problema relativo al ámbito de lo que podemos y lo que no podemos hacer, o lo que es lo mismo, el debate de la determinación y la indeterminación.

Si todo está ya predefinido, la buena sólo está reservada para aquellos que han nacido en el momento y lugar adecuados y si ello es así no hace falta que los devanemos más los sesos. O tienes suerte y puedes disfrutar de una agradable estancia temporal en la tierra o si no la tienes te fastidias. No hay más que pensar.

En cambio si hubiera un pequeño resquicio para el poder de la acción humana, puede que los condicionantes externos no sean completamente decisivos.

Si somos deterministas absolutos, aquí terminará para nosotros la ética. Si no, y queremos presuponer algo de libertad podemos continuar.

Pero sigamos leyendo a Aristóteles:


“Anaxágoras de Calzomene (…) preguntado quién era el [hombre] más feliz respondió: “Ninguno de los que tú crees, sino alguien que te parecería insólito”.


Ciertamente, como veremos a lo largo de esta segunda parte de nuestro curso, el camino de la vida digna y el modelo de hombre dichoso popuesto por Aristóteles no coincide con nada de lo que a cada uno se nos pueda ocurrir, nada de lo que dicen los libros de autoayuda ni la opinión popular, sino alguien completamente insólito.


“Él contestó de este modo al ver que quien le preguntaba suponía que era imposible alcanzar este calificativo sin ser grande, bello o rico. (…) Ahora bien, no es fácil juzgar correctamente acerca de muchas otras cuestiones, pero sobre todo acerca de aquella que les parece a todos que es la más fácil y que conocerla es propio de cualquiera: cuál de ñas cosas en las que consiste el vivir es preferible y con cuál uno tendría saciado el deseo si la consiguiera.”

En nuestos días fama, dinero y poder son los tres valores mayoritariamente aceptados como principales conductores a una buena vida, pero la cosa no es tan sencilla. Qué tipo de cosas hacen la vida feliz y digna, es algo que merece un poco más de reflexión. Y atentos a lo que nos dice ahora Aristóteles, unas ideas que vemos que contrastan con nuesta moral ya muy marcada por la historia posterior a la etapa griega:


“(…) muchas de las cosas que acontecen son de la clase de cosas por cuya causa los hombres abandonan la vida, como por ejemplo las enfermedades, los dolores excesivos o las tempestades, de modo que es evidente que, si alguien nos diera la elección, sería preferible desde un principio, al menos por estas causas no haber nacido.” </