Aristóteles: el vacío

Explicación detenida de la noción aristotélica de vacío y su lugar en la naturaleza




 

EL VACÍO EN LA FÍSICA DE ARISTÓTELES


 

El mundo físico aristotélico exige, en virtud de su propia configuración, la ausencia de vacío en cualquier punto del sistema. Sin embargo, el Estagirita consideró que su existencia no puede ser rechazada sin más –pues muchos físicos anteriores hablaron del vacío como elemento fundamental del funcionamiento de la naturaleza– sino que su análisis pormenorizado constituye una de las tareas propias del físico (Fís.IV 6, 213a11-14).


La consideración del vacío y la consiguiente refutación de todas las teorías que le otorgan cualquier tipo de realidad en el cosmos, resulta capital para la entera supervivencia del sistema físico propuesto por Aristóteles. Su vinculación, en las teorías rivales, con la noción de lugar pone en jaque el núcleo mismo de la física porque afecta gravemente a la explicación aristotélica del movimiento. Si el vacío existiera no podrían establecerse las determinaciones específicas del lugar; sin las direcciones del espacio no se podrán caracterizar ni diferenciar los elementos constitutivos de los compuestos físicos.



 

Si te interesa la filosofía aristotélica y deseas profundizar más en sus planteamientos fundamentales, te recomendamos este magnífico curso online en el que de forma amena y rigurosa se abordan todas las áreas de su pensamiento: