Aristóteles: el infinito

Actualizado: 17 mar 2019

Descripción detallada de la teoría aristotélica del infinito




 

EL INFINITO EN LA FILOSOFÍA DE ARISTÓTELES


 

Aristóteles aborda el estudio del infinito en el libro III de la Física bajo el pretexto de que su examen es una de las tareas obligatorias que debe llevar a cabo el físico.

En este sentido, dado que la ciencia de la naturaleza estudia las magnitudes, el movimiento y el tiempo, y que de estas tres cosas se predica la infinitud en distintos sentidos, el físico no puede obviar el análisis del infinito puesto que afecta a los tres elementos constitutivos y definitorios del mundo natural aristotélico.


Siendo ésta la razón capital por la cual el Estagirita considera necesario el estudio del infinito aporta, sin embargo, otro motivo que le permite adentrarse en la refutación de las teorías de los físicos que le precedieron.

Así, según Aristóteles todos los pensadores anteriores han hablado sobre el infinito, siendo característica común entre ellos bien el haberlo considerado como principio de las cosas–entendiéndolo por tanto como algo ilimitado, ingenerable e indestructible– o bien considerando como tal principio a una naturaleza sustancial a la que atribuyen como determinación accidental la infinitud.



 

Si estás interesado en conocer en detalle la totalidad de la filosofía aristotélica, te recomendamos este excelente curso online en el que se abordan todas las ramas de su pensamiento.




Asimismo, encontrarás toda la historia de la filosofía en la web del Centro de Estudios Filosóficos Alétheia donde podrás completar tu aprendizaje.



 

Dificultades en el estudio del infinito


Como podremos ver a lo largo de la exposición que se realiza a continuación, para el Estagirita el estudio del infinito plantea numerosas dificultades.


Por un lado, su existencia no puede ser negada dado que implicaría la aceptación de un comienzo temporal del cosmos, el rechazo de la divisibilidad de las magnitudes y la negación de la infinitud del número, pero tampoco puede ser afirmada sin más debido a que tendría graves consecuencias ontológicas para el sistema y para la propia ciencia física.


Por tanto, es necesario tener en cuenta que Aristóteles no rechaza de modo tajante la existencia del infinito sino que procura dibujar para él un tipo de existencia particular dentro de su concepción cosmológica.


Rechazo de la existencia autónoma del infinito