Historia de la ciencia: Francis Bacon y el método científico

Actualizado: 12 mar 2021

Estudio detallado de la propuesta científica del pensador moderno Francias Bacon



 

FRANCIS BACON: LA AMBICIÓN DE UN VISIONARIO


 

En sus diarios, Bacon se define a sí mismo con esta breve frase que nos servirá de apertura a la modernidad.


“Mi ambición en el campo de la ciencia es tan limitada como modesta en el terreno de la política”


Una frase que, destila modestia y humildad si no fuera porque Francis Bacon está hablando de una forma completamente irónica ya que, al igual que la nueva ciencia europea, la ambición de nuestro filósofo no conocerá límites.



 

Antes de continuar con nuestro estudio de las propuestas científicas de Francis Bacon, si estás interesado en su obra y en profundizar en los fundamentos de la Historia de la Ciencia, te recomendamos este curso online en el que se dedica la segunda parte completa a la figura de Bacon


¡Una verdadera joya que no debes perderte!



Aquí os dejamos una de las clases que puede verse en abierto dedicada precisamente al método científico tal y como fue concebido por Francis Bacon




Nuestro primer autor se distinguió, a nivel personal, por un febril afán de popularidad y una sed insaciables de prestigio, poder y riqueza. Bacon fue, un ser humano extremadamente competitivo, ambicioso, incluso codicioso, que destilaba una confianza en su propia persona que nos sigue sorprendiendo incluso hoy en día. Rasgos, que siguiendo casi una afiliación de sangre, pasarán a la ciencia.


De algún modo, en la personalidad de Bacon vendrá a reflejarse el carácter de las grandes naciones europeas a partir del siglo XVI y, posteriormente, del propio individuo moderno y postmoderno pues si algo caracteriza nuestra época, frente al deseo de disolverse en la nada y el rechazo del deseo y la ambición de otras culturas del que hablábamos en la sesión anterior, es el deseo de fama, poder y dinero. Estos tres valores tan hiperdesarrollados hoy en día son una herencia típicamente moderna y, como siempre ocurre en filosofía, curiosamente nuestro estudio sobre la física también nos ayudará a comprender al ser humano en otras dimensiones.


Los protagonistas modernos de nuestro curso, Bacon, Kepler y sobre todo Newton ansiaron lograr la fama por sus gestas, por sus logros únicos y destacables, propios, insólitos y originales atribuibles al genio y talento se su individual persona frente al gremio y la masa.


Sed de riqueza y gloria que izó las velas de los barcos en busca de nuevas rutas e impulsó la ambición de marineros y exploradores a cumplir el sueño americano sin entrar a valorar demasiado la calidad moral de las acciones que condujeran a ello, como demuestra el caso de Newton. Ni ética, ni moral, ni erudición sino ingenio y pericia serán los valores centrales de la modernidad.

Si bien al final de su vida Bacon cayó en desgracia por acusaciones de corrupción, supo orientar bien su ambición, y logró alcanzar las más altas distinciones en la administración política de la Inglaterra isabelina pasando, además, a la his