Centro de Estudios Filosóficos

ALÉTHEIA

Ana_Minecan_Aletheia_Filosofia_BLANCO_pe

A

Clase 28: Astronomia nova y el descubrimiento de las
órbitas elípticas

MATRICULA CIENCIA.jpg

Sentimos interrumpirte… sabemos que estabas disfrutando del curso, pero para que este pequeño proyecto pueda seguir adelante parte de nuestros contenidos deben ser de pago. De lo contrario Alétheia no podría sobrevivir.

 

El importe de tu matrícula se reinvertirá en más cultura y llegará directamente – y sin intermediarios – a los creadores que con su esfuerzo y pasión hacen posible estos cursos.

 

Si deseas conocer más formas de ayudarnos, descubre nuestro sistema de micro-mecenazgo en Patreon.

 

¡Gracias por tu apoyo!

Tras la publicación del Mysterium cosmographicum -texto que hemos analizado en la clase anterior y en el cual Kepler todavía defendía las órbitas circulares al estilo de Aristóteles y Copérnico-, nuestro pensador recibió la llamada de Tycho Brahe, uno de los más ricos y famosos astrónomos de la época.

En esta clase descubriremos cómo las tareas que el orgulloso Brahe encargó a Kepler -como trabajos de segunda categoría- finalmente le condujeron al descubrimiento de las órbitas elípticas.

Durante la etapa en la que ambos pasaron juntos, Brahe se negó a facilitar a Kepler el acceso a sus precisos datos observacionales. Datos que Brahe había conseguido tras larguísimos años y cientos de noches en vela en su observatorio, uno de los mejores de Europa. 

Para que Kepler dejara de insistir Tycho Brahe -que no estaba dotado del fabuloso talento matemático de Kepelr- le pidió que se encargara de resolver un problema que le llevaba preocupando años: encajar con un sistema de órbitas circulares el movimiento del planeta de Marte en el cielo. 

Kepler aceptó el encargo y lo que pensó que le llevaría sólo seis días de trabajo le constó seis años. No obstante, este engorroso castigo de Brahe fue precisamente lo que llevó a Kepler al descubrimiento de las órbitas elípticas

 

Solo un año después de iniciar su colaboración, en 1601, Tycho Brahe murió y Kepler fue nombrado astrónomo imperial pudiendo acceder, por fin, a los datos que necesitaba. 

 

Kepler probó infinitas combinaciones con un incansable empeño y entereza pero jamás logro predecir la posición de Marte usando un modelo heliocéntrico de órbitas circulares. Hasta que un día, - tal como veremos en la clase- a Kepler se le ocurrió probar con la forma elíptica

Los resultados obtenidos por Kepler fueron publicados en una de las obras más importantes de la historia de la ciencia, Astronomia nova, libro que vio la luz en el año 1609 y del que leeremos fragmentos seleccionados a lo largo de esta clase.