Biografia de Aristóteles

La vida y la obra de uno de los más grandes pensadores griegos, el discípulo de Platón, Aristóteles



BIOGRAFÍA

DE

ARISTÓTELES

.


Aristóteles nació en el año 384 a.C en Macedonia, región colonizada por los griegos de lengua jonia. Su padre, Nicómaco, fue un médico de gran reputación allegado a la corte macedónica y amigo personal del rey Amintas III, padre de Filipo II el impulsor de la hegemonía macedónica que su hijo Alejandro Magno llevó a su culminación.



Aristóteles disfrutó de una educación excelente y, a la edad de 17 años, fue enviado a Atenas a fin de formarse en la Academia de Platón.


En el momento en el que Aristóteles llegó a Atenas, Platón se encontraba realizando su segundo viaje a Sicilia, de donde regresó casi tres años después, de tal forma que, en su primera época, Aristóteles fue recibido por Eudoxo, uno de los más brillantes discípulos de Platón. La personalidad de Eudoxo debió impactar fuertemente en Aristóteles a juzgar por el vivo recuerdo que mantuvo de ella hasta su vejez.


Antes de continuar, si estás interesado en profundizar detenidamente en el pensamiento y la filosofía de Aristóteles, te recomendamos este magnífico curso online que, a lo largo de más de 10 horas y por medio de la lectura de fragmentos escogidos de sus obras capitales ofrece una visión completa de este ilustre filósofo griego:







Aristóteles permaneció en la Academia veinte años, hasta la muerte de Platón en el 347 a. C. La relación entre discípulo y maestro, a pesar de la visión contemporánea que tiende a contraponer su pensamiento, fue fluida y estuvo marcada por una sincera admiración. De hecho, Platón llamaba afectuosamente a Aristóteles “la luz de mi Academia”.


El abandono del centro fundado por Platón estuvo relacionado con diversos factores, entre los cuales, destaca la problemática situación derivada de la vinculación que Aristóteles tenía con Alejandro Magno que, tras la muerte de éste, se agudizó debido al rechazo de los atenienses hacia todo lo relacionado con el imperio.



Tras su salida de la Academia, Aristóteles pasó varios años viajando hasta que finalmente fundó su propia escuela, el Liceo, donde trabajó alrededor de once años en compañía de sus discípulos y colaboradores.


La característica más distintiva de esta escuela está en su marcada tendencia hacia una concepción abierta y enciclopédica de la investigación científica que privilegió fuertemente el cultivo de las diversas áreas del conocimiento.




LA OBRA DE ARISTÓTELES



El catálogo de las obras de Aristóteles conservado en la lista de Diógenes Laercio contiene 146 títulos. Diógenes estima la cifra total de líneas escritas por Aristóteles en 445.270, número que correspondería a un total aproximado de 45 volúmenes de 300 páginas cada uno, total del que se conserva, a lo sumo, una cuarta parte.


La obra de Aristóteles suele dividirse en tres grupos. El primero comprende los escritos llamados “exotéricos” o “encíclicos” destinados a la difusión del pensamiento filosófico hacia el exterior del círculo especializado de la escuela. Se trata de textos cuya forma literaria estaba en consonancia con dicha finalidad y resulta mucho más cuidada que los tratados de naturaleza técnica.


Lamentablemente, casi la totalidad de esos escritos se perdió en la Antigüedad tardía. Hoy conservamos sólo fragmentos que han permitido una reconstrucción parcial de algunas obras, como es el caso del Protréptico.


El segundo grupo corresponde a recopilaciones de material de investigación de diferente tipo y amplitud: opiniones de filósofos precedentes; materiales para el estudio de la naturaleza, dichos y refranes…etc. A este grupo pertenece el texto titulado Constitución de los atenienses, que formaba parte de una colección de 158 constituciones realizada por Aristóteles junto con colaboradores de su escuela.



El último grupo comprende los tratados de tipo técnico, también llamados escritos “esotétricos” por estar destinados al uso en el círculo especializado de la escuela. Este grupo está formado por las obras que hoy en día conservamos: el llamado “corpus aristotelicum”.


El primer grupo de textos que conforma el corpus, comprende los tratados de lógica y recibe el título original de Organon, reflejando la idea de que Aristóteles había concebido la lógica como una herramienta o instrumento del saber científico-filosófico.


Los tratados que componen el Organon son: Categorías, Acerca de la Interprete ación, Primeros Analíticos, Segundos Analíticos, Tópicos y Refutaciones sofísticas.


Sigue a continuación el grupo de escritos de filosofía de la naturaleza formados por: Física, Acerca del cielo, Acerca de la generación y la corrupción, Meteorológicos. A estos escritos, les siguen, aquellos que abordan los aspectos de la psico-biología: Acerca del alma, Parva Naturalia, Acerca del sentido y lo sensible, Acerca de la memoria y la reminiscencia, Acerca del sueño, Acerca de las visiones de los sueños, Acerca de la adivinación a través del sueño, Acerca de la longitud y brevedad de la vida, Acerca de la vida y la muerte, Acerca de la respiración.


A continuación se encuentra una serie de escritos de inmensa importancia histórica conocidos bajo el nombre de Metafísica, reunidos en 14 libros que no fueron redactados de forma unitaria por Aristóteles sino compilados bajo este nombre por el editor romano Andrónico de Rodas.


El siguiente gripo de escritos contiene los tratados dedicados a la filosofía práctica: Ética a Nicómaco, Magna moralia, Ética a Eudemo. En este mismo grupo se incluyen las obras dedicadas a política y economía. Entre ellas, el más importante es el escrito titulado Política. Un último grupo está formado por obras que tratan de diversos temas del ámbito.