El altar de Pérgamo

Estudio detallado del simbolismo y los fundamentos estéticos de una de las obras de arte cumbre del periodo helenístico



EL ALTAR DE PÉRGAMO


Una de las obras cumbre del periodo helenístico es el enorme monumento religioso – construido por el rey Eumenes II en el siglo II a.C. hoy custodiado en Berlín: el altar de Pérgamo.


Se trata de un espectacular templo o, mejor dicho, el altar interior de un templo helenístico en cuyos frisos monumentales podemos contemplar agitado movimiento y una auténtica inundación emocional representada por la, tan querida por el arte griego, lucha de la gigantomaquia.

Esta pieza única nos permite comprender y asimilar de forma clara y definitiva los rasgos de este periodo.



 

Antes de continuar con nuestro estudio del Altar de Pérgamo, si estás interesado en el arte de la Grecia Antigua te recomendamos este magnífico curso online que analiza todo su desarrollo desde las primeras manifestaciones de las islas Cícladas hasta el helenismo.


¡Una verdadera joya que no debes perderte!





El friso del altar está formado por 120 paneles que poseen una altura aproximada de dos metros y medio y una anchura de un metro. Lo más relevante es que los paneles que lo componen presentan un ancho de más de medio metro en algunos casos, hecho que permitió la labra de figuras en relieve de enorme profundidad. Como podéis observar, los relieves del friso de Pérgamo sobresalen notablemente más que los del friso de las panateneas del Partenón.