Ana_Minecan_Aletheia_Filosofia_BLANCO_pe

A

Centro de Estudios Filosóficos

ALÉTHEIA

Clase 18: La tesis de la pluralidad

de los mundos

pitagoras.jpg
matricula-curso-presocraticosII.jpg

Sentimos interrumpirte… sabemos que estabas disfrutando del curso, pero para que este pequeño proyecto pueda seguir adelante parte de nuestros contenidos deben ser de pago. De lo contrario Alétheia no podría sobrevivir.

 

El importe de tu matrícula se reinvertirá en más cultura y llegará directamente – y sin intermediarios – a los creadores que con su esfuerzo y pasión hacen posible estos cursos.

 

Si deseas conocer más formas de ayudarnos, descubre nuestro sistema de micro-mecenazgo en Patreon.

 

¡Gracias por tu apoyo!

¿A qué tipo de universo da lugar una física como la de Demócrito? ¿Qué lugar nos corresponde en una realidad conformada por un espacio infinito repleto de átomos en constante movimiento y separados únicamente por el vacío?

¿Cómo se ha generado nuestro mundo?

Y... mucho más interesante: ¿estamos solos?

​¿Es nuestro planeta con sus habitantes, un fenómeno absolutamente único en el cosmos?

Evidentemente, en una física como la atomista absolutamente nada podría justificar un pretendido carácter especial tanto para el ser humano como para el mundo que habitamos.

La naturaleza de los átomos -sus características intrínsecas relativas a su forma, tamaño y peso- hace que en la eternidad del tiempo y en la infinitud del espacio decenas de miles de otros mundos se hayan podido formar. Mundos que existen ahora, que ya hayan desaparecido o que aguardan su oportunidad para surgir en el futuro.

La física de Demócrito -manteniendo una vieja tradición entre los físicos griegos- defenderá la teoría de la existencia de una infinita pluralidad de mundos que se dispersan por el tiempo.

Dedicaremos esta sesión a leer algunos bellísimos fragmentos y noticias relativos a de la defensa del atomismo de la tesis de la pluralidad de mundos que ya había sido defendida, como hemos visto en sesiones anteriores, por sus predecesores aunque desde premisas muy diferentes. Veremos de qué modo el atomismo versiona esta original concepción del cosmos.