Centro de Estudios Filosóficos

ALÉTHEIA

Ana_Minecan_Aletheia_Filosofia_BLANCO_pe

A

Clase 20: Copérnico: el revolucionario y la muerte

MATRICULA CIENCIA.jpg

Sentimos interrumpirte… sabemos que estabas disfrutando del curso, pero para que este pequeño proyecto pueda seguir adelante parte de nuestros contenidos deben ser de pago. De lo contrario Alétheia no podría sobrevivir.

 

El importe de tu matrícula se reinvertirá en más cultura y llegará directamente – y sin intermediarios – a los creadores que con su esfuerzo y pasión hacen posible estos cursos.

 

Si deseas conocer más formas de ayudarnos, descubre nuestro sistema de micro-mecenazgo en Patreon.

 

¡Gracias por tu apoyo!

La tercera parte de nuestro curso está dedicada a la insigne figura del prusiano Nicolás Copérnico.

En la primera parte de la clase analizaremos por qué fue precisamente en el campo de la astronomía donde comenzó la revolución científica. Rastrearemos el renovado interés que floreció en Europa, a partir del siglo XV, por el estudio de los cielos motivado por dos factores principales. 

El primero fue la necesidad de renovar el antiguo calendario juliano  - introducido por Julio César en el 46 a.C- que se había quedado absolutamente obsoleto.

Era urgente y necesaria la creación de un nuevo sistema de medición solar del tiempo. 

A este propósito dedicaron su talento numerosos matemáticos y astrónomos europeos, entre los que destacó especialmente nuestro segundo padre de la ciencia, Nicolás Copérnico. 

El segundo factor que motivó el interés por las posiciones de los astros y sus movimientos por el cielo no fue, sin embargo, tan científico como desearíamos.

La popularidad de la astrología y los horóscopos se disparó a comienzos del Renacimiento. 

Magnates, banqueros, nobles, monarcas y papas rivalizaban por tener a su servicio a los mejores magos y adivinos. 

Tras este estudio, comenzaremos a profundizar en la biografía de Copérnico que, frente la agitada y aventurera vida del resto de protagonistas de nuestro curso, podríamos decir que fue tranquila y pacífica. 

 

 A pesar de que sus teorías heliocéntricas estaban llamadas a cambiar la historia de occidente, Copérnico jamás quiso hacer públicas estas ideas ni su obra en vida, sólo en el lecho de muerte autorizó a su discípulo Rheticus la publicación del De revolutionisbus orbium coelestium.

Así, la fama de este grandísimo pensador, de este auténtico revolucionario fue póstuma pues la muerte le impidió ver cómo sus palabras llevarían al mundo a una nueva era:

la era de la ciencia.