Ana_Minecan_Aletheia_Filosofia_BLANCO_pe

A

Centro de Estudios Filosóficos

ALÉTHEIA

Clase 15: De Mileto a Abdera:

el enigma de Leucipo y la impertinencia de Demócrito

pitagoras.jpg
matricula-curso-presocraticosII.jpg

Sentimos interrumpirte… sabemos que estabas disfrutando del curso, pero para que este pequeño proyecto pueda seguir adelante parte de nuestros contenidos deben ser de pago. De lo contrario Alétheia no podría sobrevivir.

 

El importe de tu matrícula se reinvertirá en más cultura y llegará directamente – y sin intermediarios – a los creadores que con su esfuerzo y pasión hacen posible estos cursos.

 

Si deseas conocer más formas de ayudarnos, descubre nuestro sistema de micro-mecenazgo en Patreon.

 

¡Gracias por tu apoyo!

Con el atomismo llegamos a la cima, a la unión más plena y perfecta de todas las ideas que hemos recolectado a lo largo de este ciclo doble dedicado al pensamiento presocrático.

Leucipo y Demócrito, sus creadores fuero los últimos grandes físicos de la edad arcaica. A partir de ellos, el interés de los filósofos por la física comenzó a decaer en la etapa clásica hasta prácticamente desaparecer con Sócrates y Platón.

 

Durante gran parte del periodo dorado de la filosofía griega los pensadores ya no se dejarán seducir por la belleza de lo natural sino que pasarán a centrarse exclusivamente en cuestiones ético-políticas y en desarrollos metafísicos.

El mundo físico será abandonado por los griegos una buena temporada, pero no para siempre, porque el tercero de los grandes, Aristóteles retomará con una fuerza descomunal todo el impulso presocrático, toda la curiosidad y la frescura de los primeros en lo que se convertirá en el sistema físico más importante de Occidente hasta Copérnico.

El atomismo fue, por tanto, el último y más dulce fruto de la primera edad de la filosofía y su estudio detenido nos ocupará con sus complejas y originales propuestas a lo largo de este bloque.

 

Comenzaremos estudiando los avatares biográficos de sus dos creadores -prestando atención a las teorías que ponen en duda la existencia de Lecuipo- y conoceremos de cerca la formación y la obra escrita de Demócrito, así como el amargo desprecio que Platón sintió por su visión de la realidad.