Ana_Minecan_Aletheia_Filosofia_BLANCO_pe

A

Centro de Estudios Filosóficos

ALÉTHEIA

Clase 13: El pluralismo infinitesimal

"todo está en todo"

pitagoras.jpg
matricula-curso-presocraticosII.jpg

Sentimos interrumpirte… sabemos que estabas disfrutando del curso, pero para que este pequeño proyecto pueda seguir adelante parte de nuestros contenidos deben ser de pago. De lo contrario Alétheia no podría sobrevivir.

 

El importe de tu matrícula se reinvertirá en más cultura y llegará directamente – y sin intermediarios – a los creadores que con su esfuerzo y pasión hacen posible estos cursos.

 

Si deseas conocer más formas de ayudarnos, descubre nuestro sistema de micro-mecenazgo en Patreon.

 

¡Gracias por tu apoyo!

En esta sesión comenzaremos a analizar la propuesta de explicación de la naturaleza ofrecida por Anaxágoras que contempla, por un lado, los grandes desafíos de sus antecesores y, por el otro, implica un punto de elevación en la complejidad de la explicación del mundo respecto a todo lo que hemos visto hasta ahora.

Al igual que lo hiciera Empédocles, Anaxágoras aceptó la idea nuclear de la filosofía de Parménides: la tesis de la imposibilidad de la creación a partir de la nada, del paso del no-ser al ser, al igual que la aniquilación o el paso del ser a la nada absoluta.

Por otro lado, de su antecesor, Empédocles Anaxágoras asimiló la idea de que todo lo que existe en la naturaleza -todo lo que podemos ver y tocar- está compuesto a nivel básico por una mezcla de elementos materiales.

 

No obstante, Anaxágoras no se limitó a repetir las tesis de sus antecesores sino que introdujo en su teoría una dura crítica a las bases del materialismo anteror.

En primer lugar, frente a las dos fuerzas enfrentadas de la física de Empédocles, Anaxágoras rechazó la dualidad para hablar de una única fuerza sin contraposición capaz de ordenar y dinaminzar la materia.

En segundo lugar, la propuesta de los cuatro elementos de Empédocles tenía gravísimas consecuencias ontológicas para los cuerpos mixtos al reducirlos a meras ilusiones ópticas a entidades dependientes sin verdadera consistencia. Para evitar estos fallos, nuestro filósofo introdujola tesis de los infinitos elementos -u homeomerías como los llamó Aristóteles- capcaces de garantizar la solidez existencial de los cuerpos compuestos.

Profundizaremos con detalle en todas estas cuestiones y veremos cómo comienzan a dibujarse las primeras líneas del esquema físico de Anaxágoras.